Aún no se ha escrito el último capítulo de la leche de vaca. En los últimos años, médicos de diferentes especialidades se han ido posicionando a favor y en contra de este alimento amparándose en diversos estudios.

Sus detractores arguyen que la leche de vaca es uno de los alimentos que más alergia produce y que es una de las causas principales de episodios de diarrea, estreñimiento y colón irritable. Sus defensores, que es una fuente de calcio importantísima y recuerdan que según los últimos estudios ni pequeños ni adultos consumen la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mientras la polémica persiste, te proponemos seis alternativas a esta leche para que no tengas que modificar tu desayuno.

1. Leche de soja. La soja y sus derivados son muy ricos en isoflavonas, (antioxidante natural) magnesio, calcio y ácidos grasos omega 6 y omega 3. Su aporte de calcio, en cambio, es muy reducido y no aporta vitamina A ni D.

2. Leche de almendras. Es uno de los más nutritivos sustitutos de la leche. Contiene minerales (potasio, fósforo y calcio) y es rica en vitaminas (E y B12), por lo que se recomienda en casos de osteoporosis y celiaquía. No contiene grasas saturadas ni colesterol y, en cambio, es rica en Omega 3, por lo que es una bebida cardiosaludable.

3. Leche de arroz. Es una buena alternativa para personas con intolerancia a la lactosa o alguna alergia a la leche animal porque no contiene lactosa. Tiene otros pros, como que contiene más carbohidratos que la leche animal y que posee propiedades depurativas, pero también algunos contras. No contiene apenas calcio ni proteína.

4. Leche de coco. Tiene un alto contenido en grasas, lo cual aporta una textura muy agradable y cremosidad para usarla en repostería y la aleja de las personas que rehúyen de la grasa. En cambio, es un excelente complemento energético, es rica en proteínas, vitaminas del grupo B y carbohidratos.

5. Leche de avena. Es el cereal más completo. Sus propiedades energéticas convierten esta leche en un alimento ideal para reponer fuerzas y combatir el agotamiento y la somnolencia. Es rica en fibra, no contiene colesterol ni lactosa y su aporte de grasa es mínimo. Además, es rica en vitamina B. Es una leche ideal para adelgazar sin sufrir debilidad.

6. Leche de avellana. Tiene un sabor súper característico y se recomienda a muchos grupos de personas por sus propiedades (es rica en magnesio, fósforo y calcio). Entre ellos, niños, ancianos, adolescentes y mujeres embarazadas o en lactancia. Esta leche aporta notables cantidades de magnesio, fósforo y calcio.