Al final los mayores obstáculos nos los ponemos nosotros mismos, pero el ser consciente de ellos nos puede evitar volver a tropezar con esa misma piedra que ya plantamos en nuestro camino. Toma nota de estos errores, no vuelvas a cometerlos y verás como te convertirás en toda una triunfadora. 

  • No valorar nuestro tiempo

Estar en todas partes, a todas horas, haciendo de todo no te traerá éxito porque no serás capaz de valorar lo que merece la pena y lo que no. Tu tiempo es oro así que dedícalo a conseguir tus metas. Para ello, aprender a decir "no" es fundamental.

  • Tomas decisiones sin medir su importancia

A la hora de decidir es importante tener siempre en cuenta lo que pueden significar para conseguir aquello a lo que aspiras. Pasa lo mismo que con el tiempo. Hacer cosas que no te van a llevar a conseguir tu meta significa quitarle tiempo a aquello que sí podría hacerlo.

  • Te da igual lo que haces

No te gusta tu trabajo y tu jefe te cae mal pero eso no es motivo para realizar un trabajo mediocre. Asumir que las cosas han de hacerse bien es un signo de madurez y carácter que te hará sobresalir independientemente de las circunstancias.

  • Te auto-limitas

"No soy bueno con los números", "se me dan mal los idiomas", "ya soy mayor para aprender algo nuevo". ¿Te suena la historia? Todo esto no son más que excusas para ocultar un comportamiento pasivo.

  • Tienes siempre una buena excusa

En vez de pensar en por qué no deberías hacer algo, empéñate en hacerlo. Algunos se justifican diciendo que lo que pasa es que son personas realistas, pero la verdad es que ni siquiera lo han intentado. 

  • Eres procrastinador

Lo curioso de esto que la gente lo reconoce pero aún así no hace nada al respecto, lo que nos lleva de vuelta al primer punto. Dejar de perder el tiempo es básico, así que no desperdicies ni un segundo de tu vida. Toma nota de estos 6 consejos para dejar de procrastinar y conseguir, por fin, hacer de una vez por todas lo que tenemos pendiente.