1. VISUALIZA. "Intenta imaginarte en situaciones en las que tu fuerza de voluntad podría llegar a flaquear. Por ejemplo, en una cena con amigos. Antes de que se produzcan, comienza a entrenar mentalmente cómo te comportarás cuando llegue este momento", propone el dietista-nutricionista Jaime Giménez.

2. ESCRIBE UN MANTRA EN UN POST-IT Y CUÉLGALO EN EL ORDENADOR, LA NEVERA... El objetivo es tener siempre a la vista frases positivas o mantras que te refuercen de cara a conseguir tu objetivo. "Aunque cada persona ha de encontrar sus propias frases motivadoras, hay algunas que siempre aconsejo: ´Yo me quiero y me respeto´ o ´Mi salud y mi felicidad son innegociables´", sugiere Núria Roura.
3. ESCRIBE ACERCA DE TUS TENTACIONES. A veces va muy bien escribir lo que se te pasa por la cabeza justo antes de satisfacer un antojo y a continuación de haber dado buena cuenta de él. "Escribiendo se toma conciencia", revela Griselda Herrero. "En un primer momento, cuando empiezas con los registros, te sigues comiendo la galleta, pero luego, con el tiempo, encuentras las emociones que te están llevando a ello y aprendes a posponer ese acto, es decir, haces otras cosas que te distraen de la galleta".

4. CUELGA UNA FOTO TUYA EN LA QUE ESTÉS ESTUPENDA: "Una estrategia que suele dar buen resultado es buscar una foto tuya antes de engordar y colgarla en un sitio bien visible de la casa. En la práctica, es como estar viendo el objetivo que quieres alcanzar, lo que siempre es muy motivador", explica Griselda Herrero. Esta misma dietista-nutricionista también emplea una táctica similar: escribir en un papel algo así como "dentro de un mes me pondré la falda verde que se me ha quedado pequeña, porque me volverá a ir bien" y sacarla del armario.

5. CAMBIA LA SECUENCIA. Normalmente solemos hacer cosas rutinariamente, casi sin pensar: llego a casa/tengo la tarde por delante/abro la nevera o la despensa/ me siento delante del televisor/ y picoteo. "Se trata de cambiar algo de la secuencia para que no acabe dando lugar a un automatismo", revela Jaime Giménez. "En el ejemplo anterior ?aconseja? podría ser no poner la tele o, en el supuesto de tener toda la tarde por delante, irse a dar una vuelta y llegar un poco más tarde de lo habitual".

6. RESPIRA HONDO. Núria Roura propone abstraerse durante 5 minutos en la respiración, inspirando profundamente y soltando el aire por completo. "El objetivo es concentrarse en la respiración, en el aquí y el ahora, evitando pensamientos que te devuelvan al pasado o que te anticipen el futuro", señala sobre la técnica de atención plena, y que podemos repetir diversas veces al día si es necesario.


Descubre en este artículo que errores alimenticios pueden hacerte coger peso.