Teñirse el pelo es un gesto muy habitual entre las mujeres, ya sea para disimular las canas, para cambiar de look eligiendo algún color de temporada o simplemente para dar luminosidad al cabello. Sin embargo, si no se cuida como es debido, el pelo teñido puede volverse seco, áspero, sin brillo y quebradizo, especialmente durante los meses de más calor.

Así es, durante el verano, las altas temperaturas y el efecto del sol pueden resecar tu cabello y dañarlo más de lo habitual. Por ello, cuando nos teñimos, debemos ajustar nuestros hábitos de cuidado capilar y dar especial atención a la hidratación y la nutrición, consiguiendo así que el pelo no se oxide con tanta facilidad y que el color que hemos aplicado permanezca radiante durante más tiempo.

Muchos piensan que el tinte que nos aplicamos es, en realidad, el responsable de dañar el cabello, pero muchos expertos aseguran que esto no es así. En realidad, el pelo se estropea por la falta de los cuidados necesarios. Ese es el motivo de que seguir unos hábitos de cuidado para el pelo sea algo crucial en estos casos, y lo mismo sucede a la hora de escoger el tinte que queremos aplicar.

Para mantener el pelo protegido y sano durante todo el verano, existen algunos trucos y consejos muy fáciles de seguir que te ayudarán a que tu cabello permanezca brillante y fuerte durante los meses de calor y sol abrasador. De hecho, muchos de ellos son aplicables también a los cabellos sin teñir, pero en el caso de las melenas coloreadas cobran una importancia mayor. Así que, si quieres que tus mechas californianas o tu rojo despampanante mantengan su brillo durante más tiempo, ¡toma nota!

Protégelo de los rayos UVA
1/7

Protégelo de los rayos UVA

Los rayos ultravioleta dañan el cuero cabelludo y provocan la foto-oxidación de la queratina presente en el pelo, algo que se intensifica especialmente en el caso de los cabellos teñidos. Ese daño en la queratina del cabello puede ocasionar que los rayos del sol se filtren más fácilmente en la fibra capilar, algo que puede afectar al color o el tono que hemos aplicado, y puede hacer que el pelo se reseque y se debilite.

Por eso, debemos protegerlo todo lo posible de la radiación del sol con ayuda de un pañuelo o un sombrero, por ejemplo, o bien optar por un protector solar especialmente diseñado para la piel capilar.

Utiliza un champú nutritivo sin sulfatos
2/7

Utiliza un champú nutritivo sin sulfatos

El lavado diario del cabello también puede provocar una pérdida acelerada del color. Para evitar que esto suceda con tanta rapidez, es importante utilizar un champú sin sulfatos o con tensioactivos más suaves para cabello teñido, que protegen el color. Para añadir un plus de nutrición, alterna tu champú para cabellos teñidos con otro para cabellos secos. Muchos de ellos, además, contienen filtros solares, que ayudarán que los rayos del sol no penetren con tanta facilidad en tu cabello.

Enjuaga el pelo con agua dulce después de bañarte
3/7

Enjuaga el pelo con agua dulce después de bañarte

Otro truco para evitar la sequedad del cabello y la pérdida del color, además de protegerlo contra los posibles agentes químicos presentes en el agua de las piscinas, por ejemplo, es enjuagar el pelo con agua dulce nada más bañarte. De este modo, eliminarás el agua de la piscina de tu cabello mucho más rápido, evitando que se filtre en el pelo y lo acabe dañando más rápidamente.

Ojo con el secador y las planchas
4/7

Ojo con el secador y las planchas

Así es, el cabello teñido es mucho más sensible al calor de secadores o planchas, ya que, al estar tratada químicamente, la fibra capilar sufre más. Por este motivo, el uso excesivo de estas herramientas puede hacer que los colores pierdan su brillo rápidamente y que el pelo se reseque con más facilidad. Para evitar que esto suceda, los expertos recomiendan el uso de protectores térmicos, o, si prefieres la opción más natural, dejar que el cabello se seque al aire libre es siempre la mejor opción durante los meses de verano.

Evita el agua muy caliente
5/7

Evita el agua muy caliente

El momento del lavado del pelo es otro de los puntos clave a la hora de cuidar el cabello teñido. Es importante no utilizar agua muy caliente, ya que ésta hace que el color se apague y quede sin brillo. Utiliza pues agua tibia y enjabónate sólo una vez, sobre todo si llevas un baño de color (no permanente), ya que en estos casos el color va perdiendo su tonalidad con cada lavado.

Utiliza productos específicos para cabellos teñidos
6/7

Utiliza productos específicos para cabellos teñidos

Existen acondicionadores y mascarillas especialmente diseñados para el cuidado del pelo teñido, que proporcionarán una dosis extra de hidratación a tu cabello, compensando así el efecto desecante de los tintes y el sol. Una muy buena opción son los productos con queratina, vitamina E o aceite de argán.  Para la reparación, aplica una buena mascarilla 1 o 2 veces por semana. Esto te ayudará a aportar ceramidas, aminoácidos y queratina hidrolizada a la fibra capilar, algo que ayudará a que el color se mantenga durante más tiempo.

Por último, puedes aplicar también un aceite vegetal cada 15 días: opta por un aceite de coco, de argán o de almendra, déjalo actuar una hora y lávalo de forma habitual. ¡Notarás la diferencia!
 

Opta por tintes naturales o sin amoniaco
7/7

Opta por tintes naturales o sin amoniaco

Lo mejor para evitar todos estos problemas de sequedad y falta de brillo del cabello teñido, es atacar el problema en la raíz. Cuando escojas un tinte, opta por una coloración más natural. Hoy en día existe una gran variedad de tintes orgánicos y ecológicos que, pese a tener un precio considerablemente más elevado, evitarán que el cabello se deteriore con tanta facilidad.