Primero fue la revolución de los zumos verdes y su explosión de sabor y nutrientes. Y luego llegaron los smoothies, una versión más completa y equilibrada de los zumos que, a diferencia de éstos, no descartan la fibra de los vegetales y, por tanto, sacian mucho más y no hacen subir rápidamente los niveles de azúcar en sangre como puede suceder con los zumos.

En Estados Unidos hace años que zumos y batidos son una de las grandes tendencias del mundo healthy, gracias a sus grandes propiedades antioxidantes y alcalinizantes. En nuestro país, llegaron poco después propulsados sobre todo por la nutricionista de gran influencia social Carla Zaplana. Ella fue una de las primeras en hablarnos de sus beneficios y en proponernos mil y un tipos distintos de preparaciones que combinan vegetales frescos con frutas y superalimentos.  

Y, a raíz de ello, hemos sido muchos los que los hemos añadido a nuestra rutina diaria, a nuestros desayunos, a nuestras meriendas e, incluso, como postre. Son fáciles de hacer y nos permiten empezar el día con una gran dosis de vegetales. Pero, ¿por qué a veces no nos sacian lo suficiente y no conseguimos llegar a la comida de mediodía sin haber necesitado comer de más?

Probablemente, porque a nuestras preparaciones les faltan dos macronutrientes imprescindibles para equilibrar cualquier comida: grasas sanas y proteínas de calidad. Sin ellas, a un batido verde, por muy sano y fresco que sea y por muchos vegetales que lleve, no podemos considerarlo una comida completa, y no nos saciará lo suficiente.

Veamos con qué alimentos podemos conseguir una buena dosis de grasas y de proteínas a nuestros smoothies para equilibrarlos y convertirlos en desayunos completos y saciantes:

Frutos secos y semillas
1/7

Frutos secos y semillas

Semillas de cáñamo, de chía, de calabaza, de girasol, de sésamo… O directamente nueces, cacahuetes, almendras, avellanas, castañas, nueces de macadamia, pistachos u otros frutos secos ricos en grasas de buena calidad y en proteínas vegetales nos ayudará a aportar esta dosis extra de nutrientes que buscamos.

Eso sí, para añadirlos directamente a nuestro batido y conseguir que se trituren bien con el resto de ingredientes, necesitamos una batidora potente.

Cremas de frutos secos y semillas
2/7

Cremas de frutos secos y semillas

La versión untable de los frutos secos y las semillas, que puedes comprar ya preparada en botes de cristal. Si añades, por ejemplo, un par de cucharadas de crema de cacahuete a tu preparación, estarás enriqueciéndola con 8 gramos de proteína de buena calidad y conseguirás un batido con una textura extra cremosa y muy sabrosa.

Bayas y otros superalimentos
3/7

Bayas y otros superalimentos

Aunque los frutos secos y las semillas también se consideran superfoods, no podemos olvidarnos del polen, de las bayas de goji o de açaí, de las algas en polvo como la clorela o la espirulina, de la levadura nutricional, de los copos de avena… Ve probando con estos alimentos tan ricos a nivel nutricional para conseguir nuevos sabores y texturas.

Aguacate
4/7

Aguacate

No hace falta extenderse demasiado, ¿no? El aguacate representa una de las fuentes de grasa saludable por excelencia, y un alimento con una combinación de fibra, vitaminas y antioxidantes casi perfecta. Al igual que con las cremas de frutos secos, añadiendo aguacate a los batidos verdes conseguiremos más cremosidad, pero sin alterar demasiado el sabor del resto de alimentos.

Yogur o kéfir
5/7

Yogur o kéfir

Los lácteos enteros, naturales y sin azúcares añadidos son buenas fuentes de grasa y de proteínas, siempre que los consumamos de origen biológico. Además, incluyéndolos, también estaremos completando los smoothies con una dosis extra de probióticos.

Leches vegetales o leche entera
6/7

Leches vegetales o leche entera

Aunque tienen propiedades distintas, podemos utilizarlas en sustitución del agua para enriquecer más los batidos. Prueba con la leche de almendras, la de nueces o la de avellanas, ya que son las más densas.

Si no eres vegano y no te sientan mal, la leche entera y ecológica de vaca o de cabra también es una buena opción.

Proteínas en polvo
7/7

Proteínas en polvo

En la mayoría de casos, las encontrarás de origen vegetal. Proteína de arroz, de guisante, de remolacha, de semillas de calabaza o de girasol… Todas ellas están disponibles en formato polvo y representan una opción muy fácil de añadir proteínas a los batidos, pero también a las ensaladas, a los pudines o al porridge.