Imagínate que tienes previsto pasar un día en la playa con tu familia o con tu grupo de amigos más cercano. Lo primero que se te pasa por la cabeza es que podrías comprar en el supermercado que encontréis más cerca de la arena. 

Pensarás que así ahorrarás tiempo y que una bolsa de patatas siempre podrá llenar vuestro estómago hasta que regreséis a casa. 

Para evitar la tentación de comer lo primero que se cruce por tus ojos es muy importante planificar con antelación, unas horas basta, lo que querremos comer en la playa. 

Existen tres claves muy importantes para elegir qué nos llevaremos a la playa: 

  • ¿Aguantará el calor? 
  • ¿Es fácil de transportar?
  • ¿La comida aguantará ese transporte?

Que aguante el calor

Lógicamente, porque si compras un helado en cuanto llegues a la playa, es muy probable que se funda en menos de treinta minutos. La comida que lleves debe poder aguantar temperaturas muy altas. 

Fácil de transportar

Si la comida tiene líquidos, deberemos escoger un tupper lo suficientemente grande para que quepa y que además disponga de cierre hermético para que no se salga y pueda manchar otras bolsas o la sombrilla. 

Capacidad de aguantar el transporte

Si vamos en coche a la playa o a pie será más fácil, pero si vamos en bicicleta y cruzamos muchos baches, tal vez nuestro tentempié se deforme por el camino. 

Si llevamos la comida en una bolsa, mejor que ocupe un espacio independiente (como un tupper), o lo coloquemos arriba de todo de las bolsas de playa, para que el peso de toallas, cremas o incluso libros no la estropee. 

Hoy te presentamos algunas alternativas más allá de las barritas energéticas y recuerda: ¡lleva agua en abundancia! 

Bocadillo
1/7

Bocadillo

El bocadillo es el recurso clave con el que muchas familias y grupos de amigos se alimentan cuando van a la playa. Cumple perfectamente los tres requisitos que te comentábamos al principio y la gran ventaja es que cuando te lo acabes cargarás con menos peso de regreso a casa porque el envoltorio también podrás desecharlo. Recuerda que si el bocadillo es con pan integral en lugar de pan blanco, mucho mejor. 

Frutos secos
2/7

Frutos secos

Los frutos secos son una opción también muy saludable para acompañar nuestras horas en la playa. Eso sí, recuerda que su alto contenido calórico indica que deben consumirse con moderación y puedes hacerlo como complemento a tu bocadillo integral o a otras propuestas saludables. 

Frutas
3/7

Frutas

La fruta de temporada es un alimento nutritivo imprescindible cuando vayas a la playa. Puedes escoger entre melocotones, peras, sandía, melón y una gran variedad de propuestas. Puedes comerte una o dos piezas de fruta o puedes llevar de casa una ensalada de frutas ya preparada. 

Yogur
4/7

Yogur

El yogur es un alimento muy rico en calcio y es un complemento perfecto para comer en la playa. Su envase ya viene determinado desde el momento en que lo compramos, por lo que no es necesario pensar mucho cómo lo vamos a transportar. 

Verduras crudas
5/7

Verduras crudas

Como la fruta, existen verduras crudas como la zanahoria o el pepino que bien pueden comerse crudas allá donde vayamos. Se preparan en menos de dos minutos y son fáciles de transportar. ¡Incluso puedes llevarte un poco de hummus para ti y para compartir con tus acompañantes!

Empanadas
6/7

Empanadas

Las empanadas sí sería un ejemplo de comida preparada que podrías comprar antes de ir a la playa con los tuyos. Es cierto que puedes elaborarlas tú, pero sabemos que es verano y que tu tiempo es oro. Seguro que cerca del lugar donde vives encuentras un restaurante o empanadería que prepare deliciosas empanadas. El relleno ya lo dejamos a tu criterio: carne roja o blanca, pescados, queso, verduras, fruta o una mezcla de varias opciones. 

Crema de verduras fría
7/7

Crema de verduras fría

Otra opción muy interesante son las cremas de verduras fría, que podrás degustar en la playa desde un tupper. Lo único que necesitarás es una cuchara sopera.