Dormir en verano es un lujo para algunos, mientras que para otros se vuelve una auténtica pesadilla. Es evidente que el calor y la fatiga no son buenos aliados para el descanso y el bienestar. Con el verano las temperaturas suben, estamos más inquietos y llegamos a la cama activos y acalorados. ¿Acaso no has estado alguna vez dando vueltas en la cama durante toda la noche?

Sin duda, si queremos estar despejados al despertar es importante dormir bien toda la noche. Y es que no solo cuentan las horas que pasamos en la cama, sino también la calidad de nuestro sueño. Todo esto determinará la calidad de nuestra salud física, mental y emocional a lo largo del día y las semanas. Por ello es imprescindible que en verano cuides tu salud y tu descanso. Pero ¿cómo hacerlo?

Como el ejercicio y la alimentación, necesitas una cantidad suficiente de sueño y de buena calidad. Pero, por supuesto, con el estrés y la tensión del día a día, es más fácil decirlo que hacerlo. Y si a esto se suma el calor propio del verano, la cosa se complica.

Sin embargo, existen algunos consejos que pueden ayudar a dormir bien en las noches calurosas y, al mismo tiempo, mantenernos lejos del estrés y conseguir un sueño más profundo. Entre ellas destacan algunas como realizar ejercicio durante el día o seguir una rutina. También deberíamos evitar las comidas copiosas y apostar por aquellas más ligeras y veraniegas.

Pero sobre todo, si algo influye en tu descanso es que estés relajado. Libérate de tensiones, conecta con el verano y disfruta de la comodidad de tu cama hasta alcanzar sueños bien profundos. Eso sí, necesitarás que tu dormitorio esté ventilado, limpio y a una temperatura fresca. Evita navegar por internet antes de dormir, apártate de las tecnologías y duerme tranquilamente con este y otros muchos trucos.

 

Realiza ejercicio durante el día
1/6

Realiza ejercicio durante el día

Realizar ejercicio hace que te sientas más cansado… y no solo antes de ir a la cama. El ejercicio intenso estimula el corazón, cerebro y músculos, no es exactamente lo que quieres cuando estás intentando desconectar. Por ello, intenta entrenar por la mañana o al menos 3 horas antes de ir a la cama para dormir bien.

Sigue una rutina
2/6

Sigue una rutina

La rutina es un factor clave para llegar al éxito en cualquier aspecto de la vida. Y en el tema del dormir también hay que tenerlo en cuenta. Para no alterar tu reloj biológico, establece una hora para ir a dormir y despertarte, luego continúa con esa hora todos los días. 

Piensa en comidas ligeras
3/6

Piensa en comidas ligeras

Intentar dormir con un estómago vacío es complicado, pero intentar dormir mientras estás haciendo la digestión de una gran cena es incluso más difícil. Así que desde Freeletics recomiendan optar siempre por la opción más ligera e intentar mantenerse alejado de la cafeína por la noche. Su efecto puede durar unas 6 horas antes de empezar a desaparecer.

Evita navegar por internet
4/6

Evita navegar por internet

Mirar una pantalla luminosa durante la noche puede alterar tu reloj biológico, activarte y confundir al cerebro con la hora para ir a dormir. Intenta no navegar por internet, desconecta los aparatos electrónicos al menos media hora antes de ir a la cama y elige una luz tenue para la habitación.

Relaja la musculatura y tu mente
5/6

Relaja la musculatura y tu mente

La musculatura necesita estar tan relajada como tu mente para poder dormir. Se aconseja tomar un baño de agua caliente antes de ir a la cama y relajar los músculos. Para la mente, intenta meditar. Céntrate en el “ahora”, inspira, expira. Puede que incluso te quedes dormido a mitad del ejercicio.

Mantén tu entorno limpio y fresco
6/6

Mantén tu entorno limpio y fresco

El desorden causa estrés, así que recoge la ropa, haz la cama, abre un poco las ventanas. El orden y mantener limpia la habitación, ayuda a despejar automáticamente la mente y sentirte más calmado, además de estar más preparado para dormir.

La temperatura corporal necesita descender para activar el mecanismo del sueño, así que mantener tu habitación entre 16 °C y 20 °C puede ayudar a conciliar el sueño.