En poco más de una semana arrancarán las festividades navideñas, días de reuniones familiares y con amigos con la mesa como punto de encuentro. Según los expertos, durante estas comidas, consumimos alrededor de un 30% o incluso un 50% más de las calorías necesarias.

No es de extrañar que la sal de frutas se convierta en un gran aliado en esta época del año para atenuar la pesadez de las comidas. Pero, si este año quieres evitar las grandes comilonas para no llevarte un disgusto en enero cuando te subas a las báscula, ahí van ocho consejos prácticos:

1. Matemáticas elementales. Todo se reduce a una sencilla operación de sumas y restas. Si durante la comida ingieres más calorías de las necesarias, por la noche opta por una cena ligera. Quizá algo de verdura al vapor, un yogur o un par de piezas de fruta. Y viceversa.

2. Tres comidas. Saltarse comidas nunca es una buena idea. Compensa, como decíamos, con comidas más ligeras y menos calóricas, pero nunca pases una por alto porque sólo hará que llegues con más hambre a la siguiente y te atiborres.

3. Selecciona la carne. Siempre es mejor optar por la de conejo o pollo, que no por la de cordero (compuesta sobre todo de ácidos grasos saturados) o el cerdo.

4. Brindar. Es de sobras conocido que el alcohol es de las cosas que más nos engordan, así que aunque se diga popularmente que brindar con agua da mala suerte, tampoco es necesario eliminarla de las Navidades. En caso de tomar alcohol, evita la burbuja.

5. Desayunos ligeros. Tanto el día previo como el posterior a la comilona, cuida con esmero la primera comida del día. Un té verde con limón en ayunas te ayuda a depurar el hígado y eliminar la grasa acumulada en este órgano.

6. Tenacidad. Pese a las reiteradas insistencias del anfitrión, evita repetir platos. El menú será suficientemente contundente como para repetir algún plato.

7. No aparques el gimnasio. En la medida de lo posible, no abandones la rutina deportiva y compensa la falta de tiempo con 'ejercicio invisible'. Procura ir andando a los sitios, rechaza el uso del ascensor, etc.

8. Moderación. No es necesario levantarse de la mesa con una sensación de pesadez extrema.