Allí donde vayamos este verano veremos runners y amantes del deporte al aire libre. Durante esta época del año es lógico que, al tener más tiempo libre, busquemos maneras de distraernos, desconectar y recargar las pilas para la vuelta a la oficina dentro de unas semanas. 

Sin embargo, ojo con el sol y el calor porque este año vienen con fuerza. Si durante los meses de invierno hemos de pensar en no coger frío o se nos reseque la piel mientras realizamos deporte, en verano es importante tomar más medidas para evitar ser víctimas de sustos como deshidratación, mareos o un golpe de calor

Existe un consenso entre médicos especializados a la hora de qué medidas debería tomar cualquier deportista cuando se pone a practicar deporte. Todos coinciden en que es necesario cambiar algunos hábitos para practicar ejercicio con seguridad para nuestra salud. 

Nosotros te los resumimos a continuación. Y tú, ¿crees que deberíamos añadir alguno más?

Lleva gorra
1/8

Lleva gorra

Durante el verano es importante protegerse la cabeza para evitar golpes de calor y otros inconvenientes que traen consigo las altas temperaturas. Usar gorra está recomendado incluso aunque no practiquemos deporte, pero su uso es casi obligatorio si nos ponemos a trotar por el monte o la ciudad. 

La gorra nos ofrece sombra en la cara y conviene que sea de un color claro, como comentaremos más adelante. 

Bebe agua
2/8

Bebe agua

Beber agua mientras se practica deporte al aire libre en verano es importante porque nos ayuda a reponer los líquidos y las sales minerales que perdemos mientras realizamos nuestro entrenamiento deportivo. 

El agua permite que el corazón bombee sangre con libertad y regularidad y que los nutrientes y el oxígeno se repartan correctamente por el organismo, incluido los músculos.

Hidrata tu piel
3/8

Hidrata tu piel

Además de usar gorra, hidratar tu piel con una crema protectora es esencial para protegerse del sol. Puedes hidratarte unos treinta minutos antes de salir a realizar tu práctica deportiva y conviene extender bien la crema en todas aquellas partes del cuerpo que queden al aire, como brazos, manos, piernas, tobillos si es el caso e incluso la cara. 

Usa gafas de sol
4/8

Usa gafas de sol

Las gafas de sol protegen tus ojos tanto si practicas deporte como si no. Cuando el sol aprieta de verdad, nuestro rendimiento puede verse afectado bien porque no vemos bien, bien porque podemos dañar nuestra vista. De hecho, la luz del sol puede causar enfermedades oculares graves. Además, ¿sabías que utilizar lentes baratas y de baja calidad causan más daño a los ojos que no usar gafas?

Cuida tu alimentación
5/8

Cuida tu alimentación

En verano debemos adaptar la ingesta diaria de calorías a nuestra actividad. Cuando practicamos deporte al aire libre conviene prestar especial atención a la tipología de alimentos que ingerimos para que nos ayuden a rendir al máximo a pesar de las altas temperaturas y el calor que nos podamos encontrar: 

  • Ingiere alimentos frescos y frutas. 
  • Toma frutos secos, pero en pocas cantidades. 
  • Las bebidas mejor frescas, pero no frías. 
Usa ropa clara y amplia
6/8

Usa ropa clara y amplia

En verano no toda la ropa de deporte nos ayuda a mantenernos frescos. Para evitar sudar más de lo necesario y colaborar en mantener la temperatura corporal, recomendamos el uso de camisetas técnicas que permitan que exista una correcta termoregulación que impida que se acumule el sudor. 

También te recomendamos que uses calcetines que eviten que tu calzado toque directamente la piel ya que, con el sudor, ésta se macera y és más probable que aparezcan lesiones como irritaciones y ampollas. 

Busca lugares con sombra
7/8

Busca lugares con sombra

Cuando practiques deporte al aire libre intenta que sea en un bosque, un campo abierto con árboles o un parque. Si realizas pausas durante tu entrenamiento, agradecerás tener un lugar en el que resguardarte del sol mientras descansas. 

Date un baño de agua fresca
8/8

Date un baño de agua fresca

Fresca, pero no fría. Si estás completamente sudado después de practicar deporte, el agua muy fría puede jugar en tu contra. Te recomendamos que te refresques en una piscina o en una ducha cuya temperatura sea más bien natural. ¡También puedes robarle la manguera a tu vecino para rociarte de agua o aclararte la cara!