Tomar el sol en exceso puede producir efectos muy negativos en el cuerpo, pero la insuficiente exposición solar también pasa factura a la salud y se traduce en una reducción de los niveles de vitamina D. Entonces, ¿cómo encontrar el equilibrio? Pues tiene fácil solución: es suficiente con pasar 20 minutos al sol tres días a la semana, según los expertos. Aunque muchas veces tomar el sol durante este periodo de tiempo no es suficiente para conseguir unos buenos niveles de vitamina D, sobre todo para personas con sobrepeso u obesidad. En estos casos se recomienda el uso de un suplemento de la vitamina.

En los países nórdicos hay muchas menos horas de luz y por tanto sus niveles de vitamina D también son muy bajos. En estas zonas hay muchos casos de "depresión invernal", un estado cíclico producido por la falta de luz solar durante el día y los inviernos prolongados. En cambio, en los países del sur hay muchas más horas de luz y un sol más potente, pero no sabemos aprovecharlo, o si lo hacemos, nos excedemos.

Xevi Verdaguer, especialista en medicina integrativa, explica en su libro “Cuídate” que los valores óptimos de vitamina D están entre 40-100 ng/ml y que la forma más rápida de obtener esta vitamina es que nuestra piel reciba los rayos de sol a diario. Recomienda aprovechar el rato que dediques a la relajación, el deporte o el ocio sea durante el día y al aire libre.

 

Precauciones y daños en la piel

Las exposiciones prolongadas al sol sin una correcta protección pueden provocar daños muy severos en la piel que pueden ir desde una irritación leve a un envejecimiento prematuro pasando por una insolación o riesgo de aparición de cáncer de piel. Es por eso que, aunque sea saludable tomar el sol cada día durante unos minutos, no se puede abusar de la exposición al sol durante horas y menos durante las de más alta radiación como son las del mediodía. Hay que aplicarse protección solar en las zonas de piel expuesta a los rayos ultravioletas.

A continuación, os explicamos los motivos por los que es saludable tomar el sol con moderación y los beneficios que produce en nuestro cuerpo y mente la vitamina D que nos transmiten los rayos ultravioletas.

El sol es la principal fuente de vitamina D
1/8

El sol es la principal fuente de vitamina D

Los rayos solares provocan la producción de esta vitamina en nuestra piel. Con tan solo pequeñas cantidades de luz solar al día pueden mejorar sus niveles, que entre otros efectos, cuida de los huesos y los dientes. Precisamente la vitamina D es la que aporta la mayoría de beneficios de tomar el sol que enumeramos a continuación.

Beneficia el estado de ánimo
2/8

Beneficia el estado de ánimo

La vitamina D promueve la síntesis de la serotonina, una sustancia relacionada con el bienestar y la felicidad que nos hace mejor nuestro estado de ánimo. De esta manera se reduce el cansancio, la depresión y el estrés.

Mejora la calidad del sueño
3/8

Mejora la calidad del sueño

La explicación se debe a otra hormona: la melatonina, que se encarga de regular los ciclos de sueño, entre muchas otras funciones. Los niveles de melatonina en sangre son más altos durante la noche, cuando no hay luz. Cuando hay luz, la melatonina desciende y nos sentimos más despiertos y activos.

Equilibra el colesterol
4/8

Equilibra el colesterol

Los niveles de colesterol son menores en verano, en parte porque la luz ultravioleta es necesaria para metabolizar el colesterol, y cuando tomamos el sol disminuye su nivel y evita que se pegue a las arterias.

Mejora el aspecto de tu piel
5/8

Mejora el aspecto de tu piel

Basta media hora de sol al día para mejorar el aspecto de tu piel, sobre todo ayuda si sufres de problemas de acné o psoriasis. La clave está en tomarlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando no tienes peligro de quemadura y que no sobrepases los 30 minutos.

Estimula tus defensas
6/8

Estimula tus defensas

El sol es capaz de aumentar el número de glóbulos blancos o linfocitos, las células encargadas de la primera defensa frente a la infección. A parte de mejorar las defensas aumentando las células del sistema inmune, también protege frente a la esclerosis múltiple, disminuye las bacterias que boicotean la salud intestinal, aumenta la diversidad bacteriana y ayuda a eliminar patógenos en el intestino.

Favorece la vida sexual
7/8

Favorece la vida sexual

También se ha comprobado que el sol tomado con moderación aumenta los niveles de testosterona en la sangre, y esta hormona es una de las responsables del apetito sexual en hombres.

Reduce la presión sanguínea
8/8

Reduce la presión sanguínea

El sol provoca una dilatación de los vasos sanguíneos superficiales y aumenta la circulación de la sangre en la piel, disminuyendo los valores de presión arterial. También aumenta el metabolismo y la depuración de los tejidos.