Ahora que lo natural comienza a formar parte de los hábitos de muchas personas no podemos dejar de lado los beneficios del aceite esencial de lavanda. Su fragancia no pasa desapercibida ni aún queriendo. De hecho la lavanda es uno de los primeros aceites esenciales por los que se recomienda empezar en caso de querer experimentar con la aromaterapia. Si todavía no conoces las propiedades de utilizar la lavanda en tu día a día y cómo hacerlo este es tu momento. Porque si algo transmite la lavanda es esa frescura que al inspirarla nos traslada a un estado de paz y relajación.

Pero, ¿de dónde viene la lavanda? Como muchos otros productos naturales, la lavanda está mucho más cerca de lo que creemos. Seguro que alguna vez la has visto y tocado con ese color morado que la hace tan características en forma de espiga. El aceite esencial se obtiene de sus propias flores y es el que nos permite más tarde aplicarlo de maneras muy distintas. Pero este no es un descubrimiento actual, ya las antiguas civilizaciones utilizaban esta planta a través de distintos procedimientos para aprovechar sus propiedades terapéuticas y su fragancia en perfumes naturales y productos de cosmética BIO.

Aunque la lavanda es una de las pocas esencias que se puede aplicar en la piel sin diluir, es recomendable combinar unas gotas de lavanda junto con aceites esenciales, vegetales o arcillas. Y es que, esta esencia potencia el efecto de los demás aceites con su sola aplicación. Te recomendamos que añadas unas gotas de lavanda a cualquier tratamiento natural y esto mejorará no solo su fragancia sino que potenciará el efecto de los demás aceites esenciales.

Aceite lavanda

 

Beneficios del aceite esencial de lavanda

Como ya hemos explicado, el aceite esencial de lavanda es uno de los más recomendables en aromaterapia por su frescura. Se le atribuyen propiedades relajantes y calmantes. Además es un buen aliado a la hora de relajarse y dormir mejor, entre otras cualidades:

  • Función antiséptica: aunque no tenga las características activas de un elemento químico, el aceite esencial de lavanda está capacitado para enfrentarse a virus y bacterias. Desde infecciones de la piel hasta problemas bacterianos como acné, caspa, hongos, verrugas, etc...
  • Función analgésica: este aceite tiene la capacidad de reducir el dolor y la inflamación, especialmente cuando se trata de afecciones dermatológicas, dolores musculares o contusiones.
  • El efecto relajante del aceite de lavanda es de los más conocidos. Puede ayudarnos a aliviar el nerviosismo, la depresión o el insomnio gracias a sus propiedades sedantes.
  • El aceite de lavanda es perfecto por su acción antiinflamatoria. Junto con el aceite esencial de árbol del té y el de manzanilla, la lavanda reduce y alivia cualquier síntoma provocado por infección, contusión o congestión sanguínea.
  • Función regeneradora: la esencia de lavanda ayuda a mantener la piel en un estado óptimo y a regenerar cualquier zona dañada por quemaduras, anomalías de la piel, acné, dermatitis o envejecimiento prematuro.

Las aplicaciones del aceite de lavanda son numerosas. Por ejemplo puedes utilizarlo como un suplemento más en el cuidado de tu piel. Ayuda en la reducción de arrugas, el acné, las heridas y quemaduras e incluso el aceite esencial de lavanda ejerce un poderoso efecto calmante en cualquier tipo de afección de la piel como la dermatitis o la varicela.

En lo privado, para la higiene personal puedes utilizar unas gotas de lavanda en el caso de querer hacerte un baño relajante. También puedes emplearlo como desodorante sustituyendo el tradicional por una mezcla de aceites vegetales añadiendo unas gotas de aceite esencial de lavanda.

En el caso de gripes, catarros o bronquitis leves, es recomendable hacer baños de vapor e inhalaciones con aceite esencial de lavanda. Este tratamiento natural ayuda a expectorar y a relajar el sistema respiratorio. Otra opción es añadir unas gotas a un humidificador o en la almohada cuando vamos a dormir. De hecho, si eres de los y las que les cuesta dormir, colocar unas gotas de lavanda en tu almohada cada noche puede ayudarte a relajarte e ir conciliando el sueño.​

COMPRAR