Con el bañador puesto, gafas de sol y un buen protector solar recorremos las playas de Dubrovnik, Gozo, y Lanzarote.

1. DUBROVNIK
Llamada y con razón la Perla del Adriático por su armonía arquitectónica y paisajística cuenta con una fachada marítima que ha sido portada en las más conocidas revistas de viajes de todo el mundo. Dubrovnik es una localidad pequeña que tiene más de 14 siglos de historia. Pese a que ha sido destruida en varias ocasiones todavía conserva casi intacto su legado medieval. Situada en el extremo sur de la región de Dalmacia, Dubrovnik ha sido durante siglos una de las ciudades más elegantes de Europa. Desde hace años es un destino on fire ya que miles de turistas han elegido este enclave de la Costa Dálmata como su lugar predilecto para pasar sus vacaciones y escapadas. La ciudad vieja de Dubrovnik tiene un gran número de monumentos, iglesias, monasterios y palacios, la mayoría de ellos reconstruidos después de los bombardeos del año 1991. Aunque el símbolo arquitectónico más característico de la ciudad es su muralla de casi dos kilómetros de longitud. Por último, es imprescindible visitar el muelle del puerto, llamado Kase, donde se respira la esencia marítima de esta bella ciudad croata. Más info en www.visitacroacia.com

2. GOZO
La isla de Gozo, la segunda en extensión del archipiélago maltés, es ideal para disfrutar de la naturaleza y de la vida rural, y para relajarse durante unos días de vacaciones. Gozo reluce durante esta época con los colores de las mimosas, los hibiscos, y las buganvillas en flor. Aunque en esta isla hay varios hoteles de calidad es más que aconsejable alojarse en una casona rehabilitada de más de 400 años o en una elegante villa rústica para disfrutar de la tranquilidad que se respira en este lugar. La segunda isla de Malta está repleta de colinas, acantilados y calas recoletas, idóneas para darse un chapuzón o bucear en sus aguas de color turquesa. Lugar de imprescindible visita es la bahía de Xlendi donde es fácil encontrar buenos restaurantes con precios bastante ajustados. Otro enclave más que recomendable es Dwejra Bay, en el oeste de la isla, donde se ubica la Ventana Azul, un arco natural de unos 20 metros de altura creado por la erosión del impacto continuado de las olas del mar. Justo al lado se encuentra el Mar Interior, una laguna natural rodeada de acantilados y conectada con el mar abierto a través de una cueva. Por último, en el norte de Gozo destaca la localidad de Marsalforn, un buen lugar para saborear los platos más típicos de la gastronomía maltesa, como el gbejniet: un delicioso surtido de quesos de cabra y oveja. Más info en http://www.visitmalta.com/es

3. LANZAROTE
A 20 grados todo el año, Lanzarote se identifica por la gran cantidad de volcanes que se extienden por ella debido a la gran actividad volcánica de principios del siglo XVIII. Y es que la más oriental de las Islas Canarias es geología pura. Aquí conviven paisajes submarinos y lunares, valles de lava solidificada, aguas cristalinas, tierras áridas y oasis de palmeras. El paso del tiempo ha modelado su paisaje y estructura, dotándola de una naturaleza realmente espectacular. Visita más que obligada en Lanzarote es el Parque Nacional de Timanfaya donde se puede ver una gran variedad de formas volcánicas, o el Parque Natural del Archipiélago Chinijo, refugio de numerosas especies de aves marinas. Asimismo es una isla repleta de cultura gracias a los seis centros turísticos y a los más de 15 museos y galerías. Además, en Lanzarote se pueden practicar muchos deportes como el golf, el submarinismo o el surf, ya que sus olas están consideradas como unas de las mejores de Europa. Más info en http://www.turismolanzarote.com/


¿No tienes vacaciones? Te damos 3 consejos para desconectar igualmente