Hortalizas más sanas y sostenibles gracias a los insectos

El control biológico de plagas de insectos potencia la calidad de las frutas y hortalizas y favorece la biodiversidad y la sostenibilidad del medioambiente.

Hortalizas más sanas y sostenibles gracias a los insectos
Hortalizas más sanas y sostenibles gracias a los insectos

Liberar millones de insectos en los invernaderos solares potencia la calidad de las frutas y las hortalizas. Partiendo de esta premisa y desde principio del mes de octubre, alrededor de 30.000 millones de minúsculos insectos recorren los invernaderos del sur de Andalucía, según datos del programa ‘CuteSolar: cultivando el sabor de Europa en los invernaderos solares’.

¿La razón? Combatir a las plagas que afectan a los principales cultivos de invierno (pimiento, tomate, berenjena, pepino y calabacín) polinizando las flores y actuando como insectos depredadores. Esta práctica, denominada Control Biológico o “revolución verde”, permite dejar de usar plaguicidas químicos y, por tanto, apuesta por la sostenibilidad y el respeto por el medioambiente. Una nueva técnica agrícola que marca una diferencia fundamental con el resto de técnicas usadas en España y el mundo.

Estas plagas controladas ocupan 25.000 de las 31.500 hectáreas de cultivo de invernaderos existentes en esa zona, lo que supone el 80% de la superficie total invernada y la convierte en la mayor área de cultivos del mundo que emplea esta técnica. Concretamente, esta zona productiva abastece al 50% de los mercados europeos y al 47% del mercado interno. En total, estos invernaderos solares proporcionan alimentos saludables a 500 millones de europeos.

 

Hortalizas sostenibles

¿El resultado? Hortalizas más sanas y sostenibles, algo que se corresponde con lo que busca el nuevo consumidor: el 79% de los usuarios está cambiando sus preferencias de compra basándose en estándares de sostenibilidad.

La hortaliza en la que más se utiliza esta técnica es el pimiento: la cuota de control biológico en esa hortaliza alcanzará esta temporada el 99% de la superficie. Para el resto de productos superará el 60% de media, a excepción del calabacín: concretamente, el 73% en el caso de la berenjena, el 70% en el del pepino, el 60% en el del tomate y el 16% en el cultivo de calabacín.

Jan van der Blom (responsable del departamento de Agroecología de APROA), explica la importancia de esta técnica: “el empleo de control biológico de plagas se presenta como una herramienta competitiva hacia sistemas productivos sostenibles, que influyen positivamente en la calidad de la producción y responden a las demandas del consumidor”.

Insecto control biológico

Para lograr los resultados esperados se combinan dos técnicas: la del control biológico, que consiste en la suelta de estos insectos depredadores, y la de la producción integrada, que consiste en distintas estrategias de protección contra plagas invasoras como el uso de barreras físicas o trampas para insectos.

 

"Hoteles" para insectos

Tras observar los buenos resultados de esta técnica, ya se está trabajando en un siguiente escalón: la creación de entomohoteles, que consisten en la implantación de setos perimetrales de flora autóctona alrededor de los invernaderos y de construcción de refugios para los insectos beneficiosos.

Con ello se persiguen dos objetivos: por un lado, disminuir la introducción de plagas en el interior de las fincas; y por otro, mitigar el impacto visual que causan los plásticos de este tipo de instalaciones.

Nos vamos de shopping

  1. Utiliza los transportes de manera sostenible
    Categoría

    Lorem ipsum dolor sit amet consectetur et adipisicn elit

    comprar  
  2. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  3. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  4. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar