Suplementos naturales para unas defensas más fuertes que nunca

La vitamina C, los hongos medicinales, el própolis o la equinácea son ingredientes de origen natural capaces de fortalecer eficientemente nuestro sistema inmunológico ante virus y bacterias. ¡Refuerza tus defensas y las de toda la familia de forma natural y sin efectos secundarios!

Suplementos naturales para unas defensas más fuertes que nunca (2)
Suplementos naturales para unas defensas más fuertes que nunca (2)

El otoño ha sido tradicionalmente la estación en la que nos enfrentamos a los primeros resfriados y gripes. El cambio de temperatura y de humedad y la transición del frío al calor pone a prueba las defensas de nuestro cuerpo que, si se encuentran bajas, no son capaces de combatir a los virus y bacterias que nos rodean y acabamos con los clásicos e indeseados síntomas de congestión nasal y mucosidad, tos, dolor de garganta, dolor de cabeza o fiebre.

Este año, además, afrontamos un otoño distinto al resto: a los retos inmunológicos de la nueva estación tenemos que añadirle el combate global contra el COVID-19, que sigue representando una amenaza en nuestro país y que sigue exigiéndonos un extra de prevención y de cuidado. Así que, a las conocidas medidas de higiene y seguridad como el lavado frecuente de manos y de muñecas con agua y jabón, el uso de la mascarilla, el respeto de la distancia de seguridad o la limitación de reuniones sociales, deberíamos sumarles todos aquellos hábitos saludables que tenemos a nuestro alcance para fortalecer nuestro sistema inmunológico y ser más capaces de evitar los virus o de combatir y de minimizar sus síntomas con el mínimo tiempo de recuperación posible.

 

Las bases de un sistema inmunológico fuerte

En este caso, y al igual que sucede con la mayoría de aspectos relacionados con nuestra salud global, debemos prestar atención a tres aspectos básicos: la alimentación, el descanso y el ejercicio físico. Tres grandes puntales que deben ir en sintonía y que condicionan también la fortaleza de nuestro sistema inmunológico y de nuestras defensas.

Siguiendo con esta pauta, es imprescindible que nos aseguremos una vida activa y que realicemos ejercicio moderado regular, que evitemos el estrés, que disfrutemos de suficientes horas de descanso y de un sueño verdaderamente reparador y que le proporcionemos a nuestro organismo todos aquellos nutrientes esenciales que necesita a través de una correcta y personalizada alimentación.

La alimentación, el descanso y el ejercicio físico son los tres grandes puntales que condicionan la salud de nuestras defensas

Para ello, una dieta basada en comida real, que evite el consumo de productos ultra procesados, y con una gran cantidad de productos frescos y de temporada como las verduras y las frutas de otoño, las legumbres, los frutos secos y semillas, los cereales integrales, el pescado y la carne de calidad o los productos lácteos y los huevos ecológicos nos ayudarán a darle a nuestro sistema inmunitario las proteínas, las vitaminas C y A, el hierro y el resto de minerales esenciales que necesita para mantenerse sano, fuerte y preparado para combatir cualquier amenaza externa. Aunque, para un extra de prevención, vale la pena que apoyemos estos hábitos saludables con suplementación natural a base de principios activos que han demostrado su eficacia en el fortalecimiento de nuestras defensas.

 

Los mejores aliados naturales para tus defensas

También te puede interesar

Nos vamos de shopping

  1. Utiliza los transportes de manera sostenible
    Categoría

    Lorem ipsum dolor sit amet consectetur et adipisicn elit

    comprar  
  2. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  3. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  4. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar