Una pizca menos de sal para rebajar la hipertensión

La alimentación juega un papel importante en la reducción de la presión arterial. Disminuir la ingesta de sal es el primer paso para controlar la hipertensión.

Hipertensión con menos de sal
Hipertensión con menos de sal
La hipertensión es una enfermedad crónica caracterizada por un aumento de la presión arterial que puede desencadenar complicaciones severas, como un infarto de miocardio, una hemorragia o una trombosis cerebral. En ocasiones, esta dolencia puede agravarse sin una causa previa conocida, por algunas enfermedades (endocrinas, pro ejemplo), por el consumo de algunos fármacos, el abuso de tabaco o alcohol, el estrés, el sobrepeso o la falta de ejercicio. Pero uno de los factores determinantes para que se eleve el nivel de la tensión arterial es consumir demasiada sal.

El cuerpo humano necesita pequeñas cantidades de sal para funcionar, pero un exceso de sodio resulta perjudicial porque no se puede eliminar por los riñones, se acumula en nuestra sangre atrayendo el agua e incrementa el volumen de sangre circulante. Todo esto provoca que el corazón necesite trabajar más fuerte para mover la sangre y que se eleve la presión produciendo la llamada hipertensión arterial. 

Se estima que más del 80% de la población española toma más sal de la recomendada y que este consumo excesivo es el gran causante de la hipertensión que causa el 45% de los infartos y el 50% de los ictus. Para controlarlo, nada mejor que disminuir la cantidad de sodio en la dieta, teniendo en cuenta qué alimentos es mejor apartar un poco de nuestros hábitos. Así los alimentos más salados son los cubitos de caldo, sopas comerciales, bacalao, tocino, caviar, pizzas, bacón, precocinados (croquetas, empanadillas...), queso azul, kétchup, jamón se-rrano, aceitunas, jamón cocido, queso manchego, patatas fritas, frutos secos y embutidos.

Para compensar, las frutas, verduras y cereales son alimentos más recomendables para controlar esta enfermedad, así como los productos lácteos descremados como la leche, los yogures o el queso. El potasio de las espinacas, las patatas o la fruta, así como los cítricos o vegetales como las zanahorias y los pimientos también son muy útiles para controlar y rebajar la tensión arterial. El ajo también normaliza los niveles elevados de nuestras arterias, así que debe ser un ingrediente esencial en todos aquellos que sufran hipertensión. 
Sobre el autor

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído