Con el final de cada año nos invaden esas ganas inexplicables de hacer balance. Tenemos doce meses para detenernos y echar un vistazo al camino recorrido, pero parece ser diciembre el ganador de esta inspiración.

Lejos de huir de los balances, vamos a aprovechar estas energías y hagámoslos bien. Con atención plena, bolígrafo y cuaderno.

En mi entorno, he escuchado balances de todos los ámbitos posibles: la pareja, la familia, la alimentación, el tiempo de ocio, la lectura, el deporte… Y me sorprende entre todas esas áreas comentadas, no he escuchado nunca a nadie hablar del ámbito profesional o laboral.

Supongo que lo hacen, pero no lo comentan. Así que ni siquiera sé si este es un tema de interés.

En cualquier caso, ¡debería serlo! Pasamos gran parte de nuestra vida trabajando y hacer balance de ello sería una magnifica forma de mejorar nuestras condiciones, ¿no crees?

 

Si no tienes trabajo…

Y te habías propuesto encontrarlo, no te vayas, tengo un ejercicio para ti. La primera pregunta que debes hacerte, y que te invito a contestar por escrito, es ¿qué has hecho hasta ahora? Enumera bien los pasos que has seguido y qué acciones has llevado a cabo para la búsqueda de empleo.

Ahora, ¿qué podías haber hecho que no hiciste? Tómate tu tiempo en responder. También, ¿cuáles son tus posibilidades reales? ¿Has valorado todas las opciones? A veces encontrar trabajo pasa por la reinvención profesional, la actualización, el cambio de área, de régimen, de perspectiva…

Te invito a leer “El mundo cambia, ¿y tú?” de Eva Collado. Imperdible.

 

Cuatro pilares básicos a valorar en fin de año

Un balance completo de tu año profesional dependerá de las características propias de tu profesión, de tu puesto de trabajo y de las particularidades que quieras contemplar, así que te animo a completar mi propuesta con todo lo que creas que debes revisar.

No obstante, con los puntos que te propongo, la revisión es bastante completa. Si logras hacer el ejercicio de analizar estos puntos exhaustivamente, estarás haciendo un gran trabajo y, por qué no, sentando las bases de lo que deseas para el año que viene.

Gestión del tiempo
1/4

Gestión del tiempo

¿Cómo te ha ido con la gestión del tiempo? Aquí es importante que tengas en cuenta si tu trabajo funciona con plazos (entrega de proyectos, vencimientos jurídicos…) o si las tareas son inmediatas (atender clientes, por ejemplo).

¿Cómo es tu sensación de urgencia? ¿Vives con la sensación de que todo es para ayer?

Una correcta gestión del tiempo puede revertir el estrés que padecemos, incluso aquel que se ha cronificado mejora notablemente. No subestimes el poder de trabajar en este punto, los cambios pueden ser maravillosos.

¿Tienes localizados a tus ladrones de tiempo? Las interrupciones, la falta de atención, el móvil, las redes sociales… ¿Qué es lo que te impide hacerte dueña de tu tiempo?

Desarrollo personal y profesional
2/4

Desarrollo personal y profesional

Pregúntate, ¿qué has aprendido? ¿Cuánto has crecido, en qué puntos y para qué te sirve?

¿Te has enfrentado a nuevos retos? Trata de echar la vista atrás y localizar a cuáles te has enfrentado y cuál ha sido el resultado. ¿Has ganado o has aprendido?

¡Y hablemos de las formaciones! ¿Te has mantenido al tanto de posibles cursos y talleres? ¿A qué formaciones has asistido?

¿Cuáles son tus intereses y cómo te has encargado de cubrirlos? ¿Libros? ¿Podcast?

Objetivos
3/4

Objetivos

Ha llegado el momento de que hablemos de los objetivos: ¿te planteaste objetivos para este año? ¿Cuál ha sido el resultado?

Hice una encuesta en Instagram sobre cuáles eran los propósitos para 2019 que se había resistido y no pocas personas me hablaron de su trabajo. En su mayoría, respuestas del tipo: me propuse cambiar de trabajo y no lo he logrado. Algunas con la coletilla “y esto ya es insostenible”.

No esperes a que sea insostenible, habla con tu superior, con tu responsable de recursos humanos, con el canal que haya habilitado para ello, con quién sea. No sé cuál será tu mejor opción, pero habrás de hacer algo.

Revisa bien cómo han ido los objetivos de este año antes de lanzarte a listar los de 2020, no querrás repetir patrones que no hayan funcionado.

Feedback
4/4

Feedback

Mi querido y maravilloso feedback.

Algunas empresas tienen esto bien integrado en sus protocolos anuales, pero a muchas de ellas, sobre todo las pymes, les falta mucho por recorrer y no tenemos por qué esperar a que lo hagan, ¡toma la iniciativa!

Basta con hablar con tu responsable y pedirle que evalúe tu desempeño, te diga cuáles son tus puntos de mejora y también cuáles los puntos fuertes que observa en ti.

No temas que alguien te dé su opinión, sea positiva o negativa te dará una información muy valiosa acerca de tu desempeño y sabrás por dónde seguir creciendo.