Todos nos preocupamos cada vez que atravesamos momentos de incertidumbre y cambios, a la hora de afrontar decisiones o cuando se nos presentan problemas difíciles y situaciones conflictivas… Pero, ¿hasta qué punto son útiles esas preocupaciones?

Lo que realmente nos ayuda a marcar la diferencia entre un malestar temporal o un sufrimiento prolongado es la manera en la que nos preocupamos. El nuevo libro de Laura Vera, La preocupación inútil (Colección Serendipity) se centra precisamente en esto, en esas preocupaciones innecesarias que únicamente nos aportan ansiedad y miedo, pero que en ningún caso nos ayuda a resolver nuestras dificultades, que nos hace sufrir más de la cuenta y que nos impide disfrutar del momento presente.

Sin embargo, existe también un tipo de preocupación más efectivo, positivo y práctico, enfocado a resolver nuestros problemas de manera constructiva y que nos ayuda a hacer frente a cualquier situación.

“Cuando te preocupas por algo que no ha sucedido en realidad, estás provocando que tu cuerpo ponga en marcha la respuesta de ansiedad sin existir realmente una amenaza auténtica”.

Tal y como nos comenta Laura, todas las emociones, incluidas las que son aparentemente negativas, no esconden malas intenciones. El factor condicionante es cómo convivimos con ellas y cómo las gestionamos.

La vida es un cambio constante y los problemas y las dificultades forman una parte intrínseca de ella. Se trata de un proceso natural que, a menudo, nos cuesta aceptar, ya que los problemas suponen una desestabilización de la realidad que hemos construido, y generan en nosotros un estado de ansiedad y miedo.

Sin embargo, si lográsemos cambiar nuestra perspectiva, podríamos conseguir observar los problemas como una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, en lugar de como una amenaza.

La autora, Laura Vera, ha desarrollado su carrera en el campo de la psicología y ha abordado temas tan variados como la inteligencia emocional, la psicología positiva, la arteterapia, o las habilidades de comunicación. En esta nueva entrega, nos ayuda a discernir la diferencia entre aquellos problemas que no nos aportan nada, y aquellos otros en los que sí que podemos interferir y de los que podemos aprender.