El Ayurveda es un sistema curativo típico de la India y es probablemente uno de los más antiguos, ya que sus raíces acumulan más de cinco mil años de antigüedad. Se la conoce como "la madre de todas la curaciones" o la "ciencia de la vida" y está reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Su popularidad, aunque no muy grande en nuestro país, crece poco a poco y cada vez son más los balnearios y centros que se dedican a la práctica de la medicina ayurvédica.

Este tratamiento milenario indio busca corregir los desequilibrios de cada persona y devolver la armonía innata de cada uno. Después de realizar un diagnóstico, se diseña una terapia holística adaptada a cada individuo que consiste en adoptar ciertos hábitos cotidianos. Seguir una dieta equilibrada y saludable, dormir ocho horas y realizar alguna actividad física son unos de los principales motores que nos llevarán al bienestar, pero en la medicina ayurvédica también se hacen masajes con aceites y tratamientos de plantas.

Según esta medicina alternativa, cada persona tiene un dosha (humor) que se determina por una constitución física, mental y espiritual concreta. El objetivo es acercarnos a nuestro dosha original cambiando nuestro estilo de vida a uno más saludable para poder gozar de buena salud y del equilibrio natural entre cuerpo, mente y espíritu.