Según una revisión de datos realizada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), los españoles ingieren hasta un 30% más de las calorías recomendadas durante las navidades por los excesos alimenticios con la comida y la bebida que se cometen durante las celebraciones con familiares y amigos. Quizás te sorprenda saber, además, que una cena de Navidad puede contener hasta 1.400 calorías, una suma que triplica la cantidad recomendada.

Además, tal y como confirman también estos datos, el 73% de los españoles realiza entre una y cuatro comidas o cenas durante las fiestas navideñas. Ante esto, Andrea Calderón, nutricionista de la SEDCA informa de que “realizar comidas demasiado abundantes, altas en grasas y azúcares, junto con el consumo de bebidas alcohólicas, favorece la aparición de peores digestiones, sensación de malestar, pesadez o alteraciones gastrointestinales como diarrea, náuseas, reflujos o síntomas de acidez”.

Se perjudica al funcionamiento del hígado, encargado de metabolizar los excesos de comida y bebida, lo que puede causar cansancio, somnolencia y menos energía”

Comemos un 200% más de lo habitual

Calderón también advierte que durante las fiestas navideñas se pueden llegar a engordar entre 2 y 5 kilos y, si estos excesos se realizan de forma continuada, como ocurre en estos días, “se perjudica también al funcionamiento del hígado, encargado de metabolizar los excesos de comida y bebida, lo que puede causar cansancio, somnolencia y menos energía”, según explica Calderón.

En un día de celebración podemos llegar a ingerir un 200% más de las calorías habituales e incluso el triple de las calorías recomendadas, y a eso hay que añadir el consumo de vistas alcohólicas como cerveza, vino, champán o licores de alta graduación, lo que puede acabar repercutiendo en nuestra salud digestiva.

Combate los síntomas del empacho con el cardo mariano

El cardo mariano es una planta medicinal aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) cuyas propiedades pueden favorecer el alivio sintomático de trastornos digestivos, la sensación de plenitud o la indigestión. Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid, afirma que “su empleo en forma de preparados farmacéuticos estandarizados nos permite tomar la cantidad necesaria de principio activo que nos garantice su beneficio terapéutico, ayudándonos a disminuir las molestias y efectos negativos provocados por el exceso de comida y alcohol de los festejos navideños”.

Además, otras sociedades científicas especializadas en fitoterapia, como la ESCOP o Comission E, recomiendan su uso para prevenir y tratar el daño hepático provocado por tóxicos como el alcohol, entre otros. No obstante, para garantizar la calidad de los preparados, lo más adecuado es acudir a una farmacia y seguir las indicaciones de los farmacéuticos y profesionales, que nos aconsejarán en función de las características y trastornos de cada persona.

Cómo se suele consumir el cardo mariano

El cardo mariano es esa florecita morada que encontramos tan a menudo en el campo. Con ellas se elaboran tanto comprimidos, que protegen más el hígado y que son además muy adecuados para las dietas, como extracto seco o líquido. Lo ideal es consumirlo mezclado con otros alimentos saludables, y la dosis recomendada suele ser de 7 gramos.

Estas Navidades, ¡di adiós a las indigestiones y a esa fastidiosa sensación de pesadez con el cardo mariano!