A estas alturas, ya es sobradamente conocido que las relaciones sexuales seguras y practicadas con regularidad ofrecen innumerables ventajas que van mucho más allá del placer carnal: hablamos de verdaderos beneficios para nuestra salud, tanto para hombres como para mujeres. El descenso de la presión arterial, el alivio del estrés o una mejora en nuestros órganos son algunos de los efectos positivos que esta práctica puede tener en nuestro cuerpo.

Y es que, pese a todos los tabús que lo rodean y de haber sido juzgada tradicionalmente como algo antinatural e incluso vulgar, lo cierto es que una de las partes fundamentales de las relaciones sexuales, el sexo oral, es una de las manifestaciones más comunes del erotismo. Es practicado asiduamente por la mayoría de parejas estables y, si se hace correctamente, puede proporcionar no sólo un gran placer sino diversos beneficios posteriores que se derivan. Por eso, si consideramos la suerte que tenemos al estar en un lugar donde podemos manifestar nuestra sexualidad abiertamente, deberíamos dejar a un lado todos esos tradicionalismos y evitar que el sexo oral se convierta en un tema prohibido, para poder gozar así de una vida sexual más plena y excitante.  

Sí, todos sabemos de qué va, pero no está de más… ¿En qué consiste?

Como ya sabrás, es una práctica en la que se estimulan los órganos genitales masculinos y femeninos con la boca, los labios y la lengua, y cuya finalidad (sí, por mucho que se diga) es dar placer a la pareja y estimular esa zona de nuestro cuerpo para alcanzar más fácilmente ese tan deseado orgasmo.

Aunque hay formas de practicarlo con mayor seguridad (como el uso de preservativos de sabores para ellos), es cierto que existe un riesgo innegable de contraer infecciones, pero quizás a nuestras lectoras les sorprenda saber que dicho riesgo no es superior al de practicar sexo vaginal o anal. Por este motivo, si se toman las precauciones adecuadas, puede llegar a convertirse en un acto muy placentero y seguro, además de mejorar nuestra calidad de vida.

Los beneficios del sexo oral

Diversos estudios científicos han demostrado que, además los efectos positivos que hemos mencionado anteriormente, el sexo oral puede aportar otras muchas mejoras en nuestro bienestar. Estos son los 7 beneficios principales del sexo oral. ¡Toma nota!

1. Aumenta la felicidad

Diversos estudios realizados en colectivos de mujeres han revelado que aquellas que practican sexo oral manifiestan niveles de felicidad más altos que aquellas las que se abstienen de ello. Eso es debido a que durante el acto se liberan distintas hormonas, entre ellas cortisol, estrona y oxitocina, todas ellas asociadas al buen humor.

2. Mejora la calidad del sueño

Otras investigaciones también han podido comprobar que, además de las hormonas que se liberan al practicar sexo oral, el semen contiene sustancias como la melatonina, que ayuda a conciliar el sueño.

3. Disminuye el estrés

Tal y como sucede cuando tenemos relaciones sexuales, la práctica del sexo oral favorece la relajación y disminuye los niveles de estrés gracias a una disminución de la segregación de cortisol en nuestro cuerpo (la hormona asociada al estrés).

4. Mejora tus orgasmos

Es bien sabido que las mujeres no sólo llegan al orgasmo a través de la penetración, por lo que el sexo oral puede suponer una interesante forma de explorar y estimular el placer, llegando así a alcanzar el orgasmo con más facilidad. Lo mismo les ocurre a los hombres, en cuyo caso supone un fuerte estímulo sexual y puede aportar grandes dosis de felicidad.

5. Te ayuda a adelgazar

Al igual que con el sexo, con el sexo oral estamos practicando ejercicio de forma inconsciente. Algunas estimaciones afirman que realizando 20 minutos de sexo se pueden llegar a quemar unas 200 calorías.

6. Evita enfermedades del corazón

Algunas investigaciones han podido comprobar que aquellas personas que practican sexo oral una vez a la semana tienen un 50% menos de probabilidad de padecer cardiopatías.

7. Estrecha el lazo de intimidad

Es incuestionable que se trata de una práctica que para muchos requiere una gran confianza para poder lanzarse. Por ello, para muchas parejas, ayuda a incrementar la confianza en la relación y a estrechar sus lazos de intimidad