El término “cannabis” se refiere a un género de tres especies de plantas de flores que pertenecen a la familia Cannabaceae: sativa, indica y ruderalis. 

La especie más famosa es la Cannabis sativa, de la que se produce el cannabis. Es una planta que crece originariamente en las áreas tropicales que ha sido utilizada desde hace miles de años por sus propiedades médicas e industriales. Es una de las plantas más antiguas cultivadas por el ser humano con una finalidad no alimentaria.  

¿Sabías que el registro más antiguo del uso del cannabis como medicina se encuentra en la farmacopea del emperador chino Shen Nung y tiene más de 4.000 años de antigüedad? 

Hoy, la planta del cannabis es una auténtica máquina de producción de compuestos biológicos. Sus flores sintetizan más de cien componentes que son exclusivos de esta planta y que reciben un nombre que seguro que has escuchado antes: los cannabinoides. Dentro de la gran variedad de cannabinoides que existen, encontramos polifenoles, aminoácidos e incluso vitaminas, entre otros, llegando a producir más de 500 elementos químicos diferentes. 

 

La composición química del cannabis

El cannabis se compone de una gran variedad de elementos, siendo los principales el THC, el CBD y el CBN. ¿Has oído hablar de ellos?

El THC (delta-9-tetrahidrocannabinol) es el principal componente psicoactivo y uno de los 113 cannabinoides que se encuentran en el cannabis. ¿Sabías que además de ser el más abundante en la mayoría de las variedades de esta planta, el THC también es el principal compuesto psicotrópico?

El segundo “ingrediente” del cánnabis es el CBD (cannabidiol), que sin embargo no tiene efecto psicoactivo y produce efectos calmantes que combinan el sueño y la relajación de los músculos.

En tu farmacia de referencia es posible que hayas visto, o incluso comprado, productos cuyo principal componente es el cannabidiol. En los últimos años muchas marcas se han lanzado a la moda de crear productos de belleza para la piel con cannabidiol porque los estudios lo han demostrado: el CBD produce efectos calmantes y relaja los músculos. 

A grandes rasgos, la variedad de cánnabis sativa presenta altos niveles de THC y concentraciones más bajas de CBD. 

El cannabis tiene dos grandes usos: el recreativo y el medicinal

El recreativo se refiere, por ejemplo, a cuando fumamos marihuana con nuestros amigos. En ese momento le damos al cannabis un valor recreativo, de diversión. Quien más quien menos casi todos nos hemos fumado un porro alguna vez. 

Hoy queremos contarte algunas claves del cannabis medicinal. ¿Quién y cómo lo usa? ¿Es legal? A continuación, te lo contamos todo. 

¿A qué llamamos cannabis medicinal?
1/7

¿A qué llamamos cannabis medicinal?

El cannabis medicinal se refiere al uso de las preparaciones o principios activos de la planta, tanto de THC como de CBD, como terapia para tratar algunas enfermedades o aliviar determinados síntomas.

Se le considera medicinal porque una correcta administración ha demostrado, a través de la observación, que alivia dolores y mejora los síntomas de patologías concretas.  

Es muy importante resaltar que el cannabis medicinal se usa solamente como complemento terapéutico a un tratamiento de la medicina tradicional y en ningún caso puede administrarse como tratamiento único. 

¿En qué casos es útil el cannabis medicinal?
2/7

¿En qué casos es útil el cannabis medicinal?

Existen diferentes estudios observacionales que en los últimos años han demostrado que el uso de cannabis medicinal es útil  en los siguientes casos:

  • El cannabis medicinal tiene un uso potencial como sustituto de drogas más peligrosas, como la cocaína o la heroína. 
  • El cannabis medicinal reduce el consumo de opioides y la mortalidad por sobredosis de opioides. El cannabis medicinal también previene el desarrollo de la tolerancia a los opioides. 
  • El cannabis medicinal reduce el dolor de lesiones moderadas o graves que afectan al sistema nervioso.   
  • El cannabis medicinal reduce los síntomas de ansiedad y depresión en algunas personas.
  • El cannabis medicinal, concretamente el CBD, se ha mostrado efectivo en epilepsias fármacoresistentes, como en el Síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut.
  • El cannabis medicinal se ha mostrado eficaz en el tratamiento de la espasticidad en personas afectadas de esclerosis múltiple. 
¿Existen medicamentos en el mercado a base de THC o CBD?
3/7

¿Existen medicamentos en el mercado a base de THC o CBD?

Sí. En España, el cultivo del cannabis destinado a la producción de flores para la extracción de cualquier cannabinoide depende de su previa autorización por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), independientemente de su porcentaje de THC. 

Actualmente existen dos medicamentos aprobados por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios: 

  1. Epidiolex: El Epidiolex es un medicamento cuyo principio activo es el CBD que, como sabemos, es un cannabinoide no psicoactivo presente en la planta de cannabis. Ha sido creado para ser administrado a pacientes que padecen el Síndrome Lennox-Gastaut o el Síndrome de Dravet. Los dos son casos muy poco comunes de epilepsia severa. El Epidiolex se usa cuando los medicamentos anticonvulsivos tradicionales no hacen efecto. 
     
  2. Sativex. Este es el nombre comercial del Nabiximol. A diferencia del Epidiolex, el Sativex contiene cannabidiol (CBD) y tetrahidrocannabinol (THC) en una relación 1:1. Es un medicamento alternativo para el tratamiento de la esclerosis múltiple y de dolores crónicos asociados al cáncer.
¿En qué punto se encuentra la investigación científica en relación con el cannabis medicinal?
4/7

¿En qué punto se encuentra la investigación científica en relación con el cannabis medicinal?

Según nos recuerda el Dr. Hari Bhathal, neurólogo especialista en epilepsia de la clínica Teknon de Barcelona, la investigación médica en cannabis ha tenido un auge muy importante en los últimos diez años:

Se están descubriendo nuevos campos de acción de los cannabinoides en dolor neuropático y en enfermedades neurodegenerativas: Alzheimer y Parkinson. 

Es más, según concluye el Dr. Bhathal tras la conversación por teléfono, actualmente se está realizando un ensayo clínico sobre los efectos del CBD en el síndrome de Rett, una enfermedad genética en el que se está intentando que las niñas que lo padecen mejoren de sus síntomas. 

¿Por qué existe tanto miedo a la regulación del cannabis medicinal?
5/7

¿Por qué existe tanto miedo a la regulación del cannabis medicinal?

Porque no se quieren cometer los mismos errores del pasado, cuando en Estados Unidos se produjo una epidemia por el uso y abuso de opioides. Allí se empezaron a consumir opioides con receta médica para cosas para las que no estaban pensados, como el uso recreativo.

En los países en los que se permite el consumo se ve como mucha gente usa el cannabis medicinal en un sentido recreativo, aunque no con la misma gravedad que se vio hace una década con los opioides. Tal y como recuerda Carlos Goicoechea, catedrático de farmacología de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid: 

Esto genera mucha inquietud a las administraciones: el hecho de que una sustancia, que ya es un medicamento, se comience a usar como sustancia recreativa y empiecen a existir casos de abusos y problemas epidemiológicos. Es precisamente con esto con lo que se debe ir con cuidado.

¿Qué problemas se derivan del hecho de que el cannabis medicinal no esté regulado en España?
6/7

¿Qué problemas se derivan del hecho de que el cannabis medicinal no esté regulado en España?

Ante la inquietud que plantea la regulación a los profesionales de la salud, los defensores de la regulación del cannabis medicinal sostienen que:

  • Los pacientes de cannabis medicinal no pueden acceder a productos con todas las garantías de calidad (no es obligatorio que los productos cannábicos pasen los mismos controles como lo haría un medicamento antes de llegar al público).  
  • Los productos de cannabis medicinal pueden pasarse como productos nutricionales cuando en realidad no lo son.
  • Los pacientes están estigmatizados y deben recurrir a circuitos grises o ilegales para conseguir el producto. 
  • Los farmacéuticos no solo no pueden dispensar cannabis medicinal, sino que tampoco pueden ofrecer información específica a sus clientes. Tampoco pueden formarse en cannabis medicinal porque no existen cursos para hacerlo. 
  • El intento de controlar la oferta (que no haya drogas en el mercado) y la demanda (que la gente no quiera consumir) ha sido un fracaso que implica un aumento del crimen organizado, la delincuencia y la corrupción. 
¿Dónde es legal hoy el cannabis medicinal?
7/7

¿Dónde es legal hoy el cannabis medicinal?

Aunque no existen guías específicas de cómo debe usarse el cannabis en el tratamiento de drogodependencias, en más de 30 estados de Estados Unidos se utiliza cannabis medicinal y en países como Uruguay, Israel, Canadá, los Países Bajos y Alemania tienen programas nacionales de cannabis medicinal.

Constanza Sánchez, directora de Ley y Política de la Fundación ICEERS y especialista en políticas de drogas en España, concluye:

“El uso y la posesión para uso personal no es delito penal en España. Además, regular las asociaciones no quiere decir regular todo el mercado del cannabis, pero es imprescindible para que todos se beneficien. 

¡Ahorra hasta 20% comprando los Packs CBD más completos de Beemine Lab!

COMPRAR