Ciara Molina abrió hace cuatro años una página en Facebook, Psicóloga emocional, con el propósito de motivar y ayudar a personas con malestar o problemas emocionales. El éxito fue fulgurante: más de un millón y medio de seguidores que día a día aprenden a afrontar la vida con otra filosofía. Animada por el buen resultado en Facebook, ofrece consultas online: por email, chat o videoconferencia. Además, hace un año, publicó su primer libro,Emociones expresadas, emociones superadas, que condensa todas las enseñanzas necesarias para afrontar las emociones con una perspectiva sana y positiva.

Hemos sometido a Ciara Molina a las 20 preguntas Objetivo Bienestar para conocer cuáles son los valores, gustos y pensamientos que rigen su vida.

 

1. La psicología es…

 La psicología es la ciencia que estudia los procesos mentales, las sensaciones, las percepciones y el comportamiento del ser humano, en relación con el medio ambiente físico y social que lo rodea.

 Yo concretamente trabajo la inteligencia emocional que, según sus precursores Salovey y Mayer, consiste en la habilidad para manejar los sentimientos y emociones, discriminar entre ellos y utilizar estos conocimientos para dirigir los propios pensamientos y acciones.

 

2. ¿La psicología y las redes sociales son una relación a largo plazo?

Opino que sí. Desde mi propia experiencia puedo decir que cuando decidí implantar mi consulta online, empecé a través de una red social. Ésta me permitía acceder a mucha gente y trabajar las emociones de una manera preventiva y directa, con cosas tan cotidianas como frases célebres, canciones, textos, pinturas, etc. Es decir, cosas que todos podemos entender. Eso me permitió conectar fácilmente con la gente y se fueron animando a trabajar su estado interior y ayudarse los unos a los otros. Por tanto, tal plataforma resultó ser un buen escaparate para la psicología. Prueba de ello es mi página Psicóloga Emocional, en Facebook, tiene más de un millón y medio de seguidores con tan sólo cuatro años de existencia.

 

3. ¿Cómo te defines?

Como una persona sencilla que trata de aportar un poco de luz a los corazones apagados que lo necesiten.

 

4. ¿Cómo te definen?

Cuando leí esta pregunta me dije: no puedo decir lo que otros piensan. Así que pregunté en mi entorno como me veían, algunas de las respuestas fueron: responsable y luchadora; con ganas de ayudar; un ángel de la guarda; persistente y tenaz. Supongo que la definición dependerá del tipo de relación que hayan tenido conmigo.

 

5. ¿Qué es lo más importante de la vida?

 El amor, sin ninguna duda. Amor entendido en su sentido amplio: amor por uno mismo, por los demás, por el entorno, por el disfrute de las pequeñas cosas en el aquí y ahora.

 

6. ¿Cómo te ves en diez años?

Serena y en paz. Puedo afirmar que cuando decidí embarcarme en este proyecto personal al que titulé Psicóloga Emocional, empecé un proceso de transformación muy gratificante. Pasé de un estado de ánimo bajo, por una situación adversa que vivía, a ir ganando en confianza a medida que iba ayudando a los demás. Hoy puedo decir que he alcanzado una madurez emocional que me hace estar en paz conmigo misma y saborear la vida, cosa que antes no hacía, así que espero que dentro de diez años siga por este camino de crecimiento personal, ya que sólo depende de mí misma que así sea.

 

7. Un momento feliz

El día que tuve en mis manos mi primer libro, Emociones expresadas, emociones superadas. Desde niña siempre escribía y soñaba con ser escritora, recuerdo como mi madre me dibujaba historietas y yo le ponía texto, son recuerdos muy bonitos. Así que, el día que sonó el teléfono y la editorial Oniro me dijo: ¿te apetece escribir un libro?, no me lo podía creer. Fue un proceso bonito, de mucho descubrimiento personal y con mucho cariño hacia los lectores que quisieran navegar conmigo por el mar emocional. Si me tengo que quedar con un solo instante, sería el día que fui con mi madre a la librería y en la mesa principal estaba el libro. Me emociono cada vez que lo recuerdo, fue como completar un sueño de niña, siendo mujer.

 

8. Un recuerdo de la infancia

Los amigos. Mis padres por motivos de trabajo se han tenido que mudar de ciudad en varias ocasiones, eso suponía muchos cambios emocionales por la adaptación a cada lugar, pero recuerdo con especial cariño mi etapa de los 8 a los 15 años. En esa etapa descubrí el valor de la amistad, lo que es pertenecer a un grupo, que te quieran, que te echen de menos. Fueron personas que me marcaron mucho. No hace mucho recuperé alguno de esos contactos de entonces y la verdad que se despertaron en mí emociones muy bonitas.

 

9. Una manía

Comprobar el despertador dos veces antes de irme a dormir, jajaja. Soy una persona muy responsable y pensar que me puedo quedar dormida y no llegar a una sesión con un paciente me provoca cierto nerviosismo. Así que, lo miro dos veces y luego duermo plácidamente, jajaja.

 

10. La última vez que te has reído a carcajadas

No hace mucho, estando viendo un programa de televisión con mis padres y mi marido, mi madre se confundió con algo que resultaba muy gracioso y a mi padre y a mí nos entró un ataque de risa de esos que se te saltan las lágrimas. Adoro esos momentos tan simples y tan mágicos a la vez.

 

11. La última vez que has llorado

Uy, soy muy llorona. Muchas veces descargo tensión de esa manera y luego me siento estupendamente. Lo considero algo muy saludable que está bastante infravalorado. ¿La última vez? Viendo un vídeo de superación personal de alguien al que se le prejuzgo sin conocer. Empaticé mucho con esa persona y me emocioné hasta las lágrimas.

 

12. Un referente

Mi abuela. Fue una persona muy luchadora y con un inmenso amor hacia sus hijos y nietos. La sigo echando de menos, pero sé que me acompaña allá donde esté.

 

13. Un libro

Los renglones torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena, hizo que me enamorara de mi profesión y tuviese claro que ese era mi destino.

 

14. Una película

El guerrero pacífico de Victor Salva. Es una maravillosa historia que nos enseña a vivir en el presente con atención y conciencia plena. Dejamos de ver muchas cosas por lo acelerados que vamos.

 

15. Una serie

Sin duda alguna, Lost (Perdidos). Recuerdo que la vi online porque nunca tenía tiempo para seguirla por televisión, y me enganchó tanto que veía montones de capítulos en el mismo día, jajaja. Me encantan las series que te hacen pensar, te sorprenden y mantienen la intriga hasta el final.

 

16. Una canción

La respuesta no es la huida de Maldita Nerea. Me ayuda a recordar que por muy duras que se pongan las cosas hay que afrontarlas y seguir para delante.

 

18. Un destino

Perú. El día que pisé el Machu Picchu fue algo maravilloso, se respira una energía muy especial. Es un lugar que le recomiendo a todo el mundo.

 

19. ¿Qué cambiarías del mundo? 

Por cambiar cambiaría lo que nos hace sufrir, pero estaría alterando el orden de las cosas. Tanto lo bueno como lo malo nos ayuda en nuestra evolución como individuo y como sociedad. Quizás más que cambiar algo, aprendería a trascenderlo.

 

20. El bienestar es…

Sentirse tranquilo y satisfecho con uno mismo, con todo lo que ello implica.