Practicar sexo es sano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la salud sexual es un “estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad". El sexo nos da felicidad: "requiere un enfoque positivo y respetuoso, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras”, sentencia. 

¿Cuáles son las palabras que habitualmente asociamos al sexo?

Erotismo, sensualidad, intimidad, deseo, juego, morbo… Las opciones son infinitas y podemos escoger o añadir aquellas que mejor encajen en cómo deseemos disfrutar el sexo. 

A pesar de la situación de excepcionalidad que vivimos a causa de la crisis del coronavirus, todo el valor que tiene el sexo en nuestras vidas se mantiene intacto. En este sentido, tenemos derecho a seguir disfrutándolo tal y como lo hacíamos antes de tener que recluirnos en casa e incluso es una excelente oportunidad para innovar y probar cosas nuevas. Tiempo no nos va a faltar. 

El cibersexo durante el confinamiento


No vamos a descubrirte nada nuevo. ¿O tal vez sí?

Sabes que el cibersexo consiste en el intercambio de fotos, videos y mensajes escritos a través de ordenadores o dispositivos móviles con el objetivo de excitarnos y provocar a nuestra pareja sexual. 

Gracias al cibersexo elaboramos historias en nuestra imaginación. Impulsamos nuestra creatividad y nos permitimos cumplir con nuestras fantasías.

En época de confinamiento el cibersexo puede convertirse en un auténtico aliado para entretenernos con nuestra pareja o nuestras parejas sexuales si tenemos más de una. Veamos a continuación unos sencillos consejos para sacarle el máximo beneficio al sexo virtual con tu pareja durante el confinamiento
 

Marca y pacta los límites
1/8

Marca y pacta los límites

Empezamos nuestra lista de consejos recordando que lo primero siempre es establecer las reglas del juego. El cibersexo es una forma de entretenimiento y nunca debe entenderse como una obligación. Es una actividad que realizas en tu tiempo libre y, por lo tanto, tenéis que divertiros los dos. 

Comunícale a tu ciberpareja sexual qué te apetece y hasta dónde te gustaría llegar. Dile qué no quieres y qué te haría mucha ilusión. Tú puedes delimitar lo que quieres que ocurra mientras disfrutáis del sexo. ¿Qué palabras puede utilizar? ¿Con qué tono quieres que te hable? ¿Quieres mostrar todo tu cuerpo o prefieres guardar un nivel de intimidad solamente para ti? 

La relación sexual virtual, como la presencial, se basa en el consentimiento mutuo. 

Crea la atmósfera perfecta
2/8

Crea la atmósfera perfecta

Baja la intensidad de la luz. Evita los ruidos externos en la medida de lo posible. Puedes cambiar las sábanas o el cubrecama por colores más llamativos, como el rojo o el lila para incentivar la provocación y el deseo. ¿Sabías que el incienso tiene efectos afrodisíacos? Puedes ponerlo cerca de tu cama para crear un ambiente especial e invitar a tu pareja a colocarlo también. 

Al crear la atmósfera en la que te sientas más a gusto estarás también creando un espacio de intimidad. Aumentarás tu confianza para dejarte ir y darás rienda suelta a tu imaginación con mayor facilidad. 

Encuentra el momento adecuado
3/8

Encuentra el momento adecuado

De la misma manera que tienes un horario para trabajar o para comer, existen momentos del día en los que es más fácil tener cibersexo. Aunque en cada caso varía porque no todos tenemos los mismos horarios, es probable que te sea más sencillo encontrar tu momento después de trabajar o antes de acostarte

Define y pacta con tu pareja sexual el momento que os va mejor a los dos para encontrarnos. Así os aseguraréis que nadie os molesta mientras os disfrutáis o, por lo menos, que se reduzcan las posibilidades de que os interrumpan. Si sabéis escoger el momento en el que vais a estar más tranquilos, es más fácil que después os dejéis llevar. 

Explora tu cuerpo
4/8

Explora tu cuerpo

Tócate. La masturbación es un recurso muy interesante para excitarse o excitar a tu pareja sexual en la distancia. Pocas acciones existen más eróticas que ver a tu pareja sexual disfrutarse a sí misma. 

Conocerse bien es la mejor manera de guiar a tu compañero sexual. ¿Sabías que la liberación hormonal que sucede a la  eyaculación, unida a la liberación de tensión, mejora el estado de ánimo y favorece la relajación? Puedes incluso empezar a masturbarte antes de encender la cámara precisamente para relajarte y crear un ambiente que propiece el juego erótico. 

Usa tus juguetes
5/8

Usa tus juguetes

En ese camino a la exploración y la aventura no le pongas límites a la imaginación. El uso de juguetes sexuales como dildos, vibradores, masajeadores y succionadores son "terceros" que pueden convertir el ciberencuentro sexual en un acto festivo y muy divertido. 

El uso más habitual de los juguetes sexuales es con uno mismo, pero cuando los compartimos con nuestras parejas sexuales significa que hemos alcanzado un nivel más elevado de intimidad. Tal vez el confinamiento sea un buen momento para que te animes a dar el paso. Quien sabe, tal vez descubras un aspecto desconocido de ti y de la otra persona.

COMPRAR 

Desarrolla tus fantasías
6/8

Desarrolla tus fantasías

Las fantasías sexuales se basan en lo que cada uno de nosotros consideramos erótico. Por esta razón existen tantas o incluso más fantasías eróticas como personas hay en el mundo. Algunas fantasías las podemos llevar a la realidad y otras no, pero lo que tienen todas en común es que suelen usarse dentro de la erótica de la pareja para alcanzar un mayor grado de excitación durante la relación sexual.

¿Cuáles son tus fantasías? ¿Puedes llevarlas a cabo a través de una pantalla? Existen tantas que no sabríamos por donde empezar, pero, ¿te atreverías a hacer alguna realidad? Si te sientes en confianza, comunícate con tu pareja sexual: podriáis llegar a explorar un mundo nuevo juntos.

No cumplas las expectativas del otro
7/8

No cumplas las expectativas del otro

Puede que tengas pareja sexual de forma regular y que ya hayáis pactado vuestros límites con anterioridad. Sin embargo, si tienes diferentes parejas sexuales, recuerda que el cibersexo siempre debe ser consentido. No aceptes propuestas que no te interesen solamente porque el otro quiera realizarlas. Si a ti no te excita o directamente no te gusta, no lo hagas.

Como recuerda la sexóloga Pia Battaglia
 

Si el cibersexo responde a una necesidad de encajar dentro de una tendencia, o porque te han convencido de que es una "exigencia" para establecer vínculos afectivos con otra persona, sin que te sientas plenamente satisfecho con este proceso, replantéate estas búsquedas y necesidades al respecto.  
Ponte ropa cómoda
8/8

Ponte ropa cómoda

La ropa cómoda es también otro de los elementos que jugarán a tu favor cuando practiques sexo con tu ciberpareja. Si es fácil de poner, será fácil de quitar. Es importante que sean piezas sencillas de sacar. Así evitaremos que un brazo o una pierna se queden enganchados mientras estamos desnudándonos, cosa que podría romper la magia del momento. 

Recuerda: la ropa sexy, además de llamar a nuestros sentidos, también debe ser cómoda