En ocasiones ocurre que al querer acostarse no se puede conciliar el sueño debido a un estado nervioso o a que simplemente la mente no deja de divagar entre distintas ideas. Estos consejos ayudarán a optimizar el sueño para poder levantarse lleno de energía.

1. Establecer un horario los siete días de la semana. La regularidad es vital: se recomienda ir a la cama y despertar a la misma hora cada día, incluso los fines de semana. El cuerpo tiene un único reloj biológico, no uno para los días de trabajo y uno para el fin de semana.

2. Dejar la cafeína a partir de las 14:00. Por la tarde el cuerpo tiene una caída temporal de energía, por lo que aparece la tentación de consumir alguna bebida con cafeína. Evitar esta tentación es crucial para poder conciliar el sueño correctamente. Se recomienda beber un máximo de tres tazas pequeñas de café al día.

3. Controlar la temperatura del cuerpo. El calor altera la calidad del sueño. Una Investigación muestra que la temperatura óptima para tener un buen descanso por la noche es de 18 grados, por lo que ajustar el termostato o utilizar un ventilador y elegir una manta o un pijama ligero antes de acostarse es el procedimiento adecuado.

4. Silenciar o apagar los dispositivos móviles. Se aconseja evitar el contacto con cualquier aparato electrónico al menos una hora antes de acostarse para que no se bloquee la melatonina, la hormona del sueño que se segrega cuando se está en la oscuridad, ni se retrase la aparición de sueño.

5. Decir no a los medicamentos. Los medicamentos que se recetan para dormir mejor pueden ser muy peligrosos: pueden causar ataques cardíacos, derrames cerebrales e incluso la muerte. Además, estas pastillas afectan la agilidad, el tiempo de reacción y la coordinación de las personas que las consumen.