Descansar el cuerpo y la mente es algo que se consigue mediante el sueño. Además, dormir tiene otros beneficios para el cuerpo: ayuda a la regeneración de las células de la piel, descansa la vista y reduce el riesgo de padecer hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, el hecho de dormir suele asociarse a algunas afirmaciones falsas que mucha gente cree a pies juntillas.

1. Dormir demasiado conlleva un aumento del peso. Es falso y, de hecho, la realidad es justo al contrario. Las investigaciones prueban que dormir una hora más cada noche puede significar la pérdida de medio quilo a la semana.

2. Durante el fin de semana es posible ponerse al día de la falta de sueño de la semana. Aunque es vital recuperar el sueño perdido, no se puede reemplazar en una sola toma, sino que es algo que puede durar días o incluso semanas. Una buena regla es dormir la mitad de las horas de las que se está despierto.

3. Algunas personas pueden vivir con menos horas de sueño. Las personas que se jactan de poder llevar una vida normal con pocas horas de sueño, diciendo que su cuerpo está acostumbrado, mienten. El cuerpo humano tiene necesidades de sueño que si no se cumplen repercutirán en la salud con el tiempo. Además también afectarán al peso y a la concentración mental.

4. Una copa de vino favorece el sueño profundo. Otra vez, falso. En realidad, tomar alcohol hasta tres horas antes de ir a dormir hace que se pierda la calidad del sueño, ya que no se llega a la fase más profunda del ciclo.

5. Dormir de un tirón es crucial. No lo es y, de hecho, pocas personas consiguen dormir sin despertarse. Sin embargo, no es algo que suponga un problema siempre y cuando el tiempo para volver a dormir no supere los quince minutos.