El estómago es un punto clave para mantener la armonía, el equilibrio y el buen funcionamiento de todos nuestros sistemas y órganos. Tener una buena digestión es la base para sentirnos fuertes y saludables, tanto física como anímicamente.

Las digestiones pesadas, lentas o muy trabajosas no hacen sino dañar y deteriorar nuestra salud, impidiendo la correcta asimilación de nutrientes y obstaculizando la adecuada eliminación de residuos y material de desecho que sólo atasca e intoxica nuestro cuerpo.

Existen muchas plantas que pueden ayudar a tu organismo a realizar digestiones efectivas y a recuperar tu salud general:

Manzanilla: Hierba suave que calma los problemas digestivos. Se puede tomar en infusión o utilizarla como tintura para aliviar la indigestión, los espasmos gastrointestinales o los nervios situados en el estómago.
  • Melisa: Es una planta que provoca efectos calmantes para el estómago revuelto. Al tomarse en infusión alivia los cólicos, flatulencias, espasmos estomacales y cualquier problema digestivo relacionado con el estrés.
  • Malvavisco: Calma la inflamación de todo el tracto digestivo. Al combinarse con la manzanilla se acaba con los síntomas de la acidez, malestar y la irritación de la boca, estómago o duodeno.
  • Ulmaria: Es un antiácido natural que aliviará los síntomas de una gran variedad de problemas intestinales asociados con la flatulencia y acidez. Se debe tomar en infusión para tratar los gases, úlceras pépticas, reflujo, diarreas moderadas y gastritis.
  • Jengibre: Actúa como espasmótico y antiemético, se debe utilizar para aliviar los síntomas de la flatulencia, cólicos, náuseas, vómitos e intestino irritable. Es antiinflamatorio y antiséptico, por lo que es beneficioso en las infecciones gastrointestinales.