Nadie lo desea, pero es una posibilidad más que razonable. Volver a confinarnos en casa como método de contención de un posible nuevo brote de covid-19 es alguna de las medidas que las autoridades políticas y sanitarias están estudiando como respuesta al aumento del número de casos positivos que se están dando en distintos núcleos urbanos del país. Y, todavía con las secuelas que muchos acarrean de la cuarentena del mes de marzo, esta posibilidad provoca más de un escalofrío.

A las puertas de las vacaciones y con algunos sectores como el del turismo, el ocio, la cultura o el deporte en la cuerda floja, una nueva parada general podría tener consecuencias económicas todavía más severas de las que ya vivimos, por no mencionar la desesperanza generalizada que ya ha empezado a extenderse frente a un futuro más que incierto. Así que la angustia y la ansiedad volverán probablemente a ser compañeros del día a día de muchos de nosotros.

La buena noticia es que el conocimiento del virus, así como de su propagación, contagio y formas de tratamiento, es mucho mayor ahora que en el pasado mes de marzo

De todas formas, es importante recordar que, aunque se diera el caso y tuviéramos que volver a hacer cuarentena de forma preventiva, la situación ahora es muy distinta de la que vivimos en marzo, ya que el conocimiento del virus es mucho mayor, así como el de su propagación, contagio y formas de tratamiento. En definitiva, aunque la carrera farmacéutica para encontrar la vacuna sigue a todo ritmo, pero todavía no ha llegado a su fin, lo cierto es que nuestros centros sanitarios están mucho más preparados ahora para hacer frente a un nuevo brote de lo que estaban a inicios de año.

“Es obvio que volver a un estado de confinamiento sería un duro golpe para nuestra sociedad. Sin embargo, si algo hemos aprendido de la anterior cuarentena es que el ser humano tiene la maravillosa capacidad de adaptarse y salir fortalecido de situaciones, a priori, adversas”, afirma el escritor y conferenciante Álex Rovira, uno de los mayores expertos en psicología del liderazgo y autor de libros como La Buena Suerte, La Brújula Interior o Los Siete Poderes.

En este contexto de nueva incertidumbre, Rovira quiere darnos algunas claves para afrontar la posibilidad de un nuevo confinamiento de la forma más serena y positiva posible.

Fortalece tu resiliencia
1/7

Fortalece tu resiliencia

La resiliencia es la capacidad de sobreponerse a las situaciones traumáticas de la vida a través del amor y de las relaciones emocionales significativas.

Por ese motivo, para Rovira, fortalecer tu capacidad de resiliencia o longanimidad pasa por desarrollar vínculos afectivos genuinos con los demás con los que también compartir nuestras preocupaciones, reconocer nuestra fuerza interior y buscarle un sentido e incluso la oportunidad de aprendizaje a esta situación.

Dale un propósito positivo
2/7

Dale un propósito positivo

Piensa en el bien mayor. El fin altruista de una nueva cuarentena sería proteger al otro de un posible contagio. Es un acto solidario. Darle un propósito positivo a este nuevo e indeseado confinamiento (si llegara a ocurrir) será vital para poder sobrellevarlo mejor.

Reordena tus valores
3/7

Reordena tus valores

“Tras el confinamiento anterior muchos son los que se han replanteado sus prioridades y valores. La pandemia ha intensificado en muchas personas valores como la solidaridad, la responsabilidad, la confianza… pero también ha puesto el foco sobre aquellos individuos en los que el virus ha potenciado el miedo, la desconfianza y el egoísmo”, apunta Rovira.

Se cumple así el llamado “efecto Mateo”, inspirado en la cita bíblica del evangelio de San Mateo: “al que tiene se le dará y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, incluso lo que tiene se le quitará”.

Aquel que ya creaba y tenía valores antes de la pandemia habrá visto cómo éstos se acentúan, mientras que aquel que no tenía sus principios claros y enfocados en crear valor y crecer personalmente habrá visto cómo el coronavirus ha puesto en evidencia sus carencias.

Confía en el potencial de tu mente
4/7

Confía en el potencial de tu mente

Ya lo decía el filósofo griego Plutarco "el cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender". El potencial de este órgano es infinito… pero sobre todo por su capacidad de sorprendernos, adaptarse y de mejorar.

“Esto es la neuro plasticidad, también conocida como plasticidad cerebral. Nuestro cerebro tiene la capacidad de adaptarse y cambiar como resultado de la conducta, la diversidad del entorno y la experiencia vivida. La neuro plasticidad permite a las neuronas regenerarse tanto anatómica como funcionalmente y formar nuevas conexiones sinápticas, que a la larga son nuevos recursos con los que podremos contar a la hora de afrontar la vida”, sostiene Rovira.

Apuesta por el humor
5/7

Apuesta por el humor

“El humor nos permite reconocer las dificultades que afrontamos, pero integrarlas de manera positiva dentro de nuestra vida”, afirma Rovira.

El humor también es una afirmación de nuestra libertad interior, ya que la exterior ante un nuevo confinamiento puede correr peligro. No en vano, durante la primera cuarentena, todos vimos cómo nuestras redes sociales se inundaron de memes, chistes, vídeos... El humor alivia, ayuda a mantener el ánimo y a evadirse.

Mira hacia el futuro con esperanza
6/7

Mira hacia el futuro con esperanza

El psiquiatra austriaco, Víctor Frankl sobrevivió desde 1942 hasta 1945 en varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau. Después escribió su obra maestra “El hombre en busca del sentido”. En este libro, Frankl cuenta que fue la capacidad mantener la esperanza y creer que habría un futuro lo que le permitió sobrevivir.

Sin embargo, para Rovira, además de mirar hacia adelante, también es importante fijarse y reconocer los momentos positivos que nos dé el presente, para nutrirnos del bienestar que pueda haber a nuestro alrededor a diario.

Reconoce tu poder
7/7

Reconoce tu poder

Para el autor, la gran mayoría de la sociedad tiene la oportunidad de ser consciente de que tiene poder sobre cómo afronta lo que a uno le ocurre en su vida y que puede crear su destino y su suerte.

Este transformador, inspirador y práctico aprendizaje se puede lograr a través de su programa formativo online ‘Crea tu Buena Suerte’, que imparte en su escuela digital humanista.

“Si Frankl pudo mantenerse, sobrevivir y salir fortalecido en las peores circunstancias que uno pueda imaginar, ¿por qué no podríamos nosotros hacer lo mismo en las nuestras, que a priori son mucho más favorables?”, reflexiona.