El verano es sinónimo de playas, piscinas o ríos y embalses. Cualquier rincón es perfecto para darnos un baño refrescante. Y este año, aunque con todas las medidas de seguridad aplicadas por el Covid-19, no iba a ser menos. De hecho, la temporada de verano arrancó con nuevos bikinis y bañadores. Pero si hay una tendencia que no cambia es la de cuidar de tus bikinis. Siempre hay uno que no puedes dejar de ponerte, aunque pasen los años, ya sea por su comodidad o por lo mucho que te gusta. Pero ¿cómo alargar la vida de nuestras prendas de baño?

Desde luego, no tratarlas bien, guardarlas húmedas o a la intemperie no ayuda a que se mantengan firmes. Los años pasan y las prendas de ropa lo van notando. Hay quien todavía reutiliza un bañador de hace cinco años y quien cada temporada se hace con uno nuevo. Pero, en términos medioambientales, siempre que podamos ahorrar y cuidar de los que ya tenemos, es algo con lo que ganará nuestro bolsillo, además del Planeta.

Te explicamos ahora los 5 trucos para cuidar de tus bañadores favoritos y que no se deterioren antes de tiempo. 

 

 

 

 

 

Lava a mano tus bañadores y bikinis con agua fría
1/5

Lava a mano tus bañadores y bikinis con agua fría

Aunque hoy en día utilizamos la lavadora para todo, la mejor forma de conservar los bañadores es lavándolos a mano. Aunque es una prenda cómoda y simple, ten en cuenta que se usa en muchos sentidos, sometiéndola a cloro, cambios de PH y sal a diario. Por eso, lo ideal sería que después de cada uso los laves a mano, con agua dulce y jabón.

En ocasiones, al dejarlos mucho tiempo expuestos al sol, puedes notar que están algo más rígidos o cuarteados. Para solucionarlo puedes echarles unas gotas de suavizante al terminar el lavado (de manera excepcional) y después enjuagar con agua fría. Eso sí, siempre que puedas, evita el agua caliente, así no dañarás el tejido y te durarán mucho más tiempo.

Sécalo a la sombra
2/5

Sécalo a la sombra

Como ya hemos mencionado, el exceso de sol no ayuda en el cuidado de los bikinis. Es mejor que coloquemos los bañadores y bikinis en la sombra, así mantendrán tanto su color como su elasticidad.

No hace falta escurrirlos
3/5

No hace falta escurrirlos

Se acabó la idea de retorcer tus bañadores para que suelten el exceso de agua. Esto solo arruinará tus conjuntos y acortará su uso. Si realmente quieres eliminar el agua antes de tenderlo, lo mejor es que lo dobles entre las manos y aprietes las palmas una contra otra para retirar el agua que sobra. Si no retuerces el tejido, no lo debilitarás y evitarás que pierda su resistencia. 

Aleja tus bañadores del plástico y la humedad
4/5

Aleja tus bañadores del plástico y la humedad

Cuando vamos a la playa o a la piscina y queremos quitarnos el bikini mojado para ponernos otra prenda, ¿qué hacemos con él? Por lo general se suele meter en una bolsa de plástico para no mojar el resto de complementos del bolso o la mochila.

Pero lo que ocurre en este caso es que el tejido se recalienta y el plástico acelera el proceso de desgaste. En lugar de usar plástico, lo mejor será que envuelvas el bañador en la toalla o en una bolsa de red muy práctica y sencilla.

Guárdalo bien
5/5

Guárdalo bien

Primero, y más importante, antes de guardarlo, dale un lavado para quitarle el cloro o la sal marina. Si lo haces a mano será ideal. Si utilizas la lavadora pon un programa para ropa delicada.

Una vez lo hayas secado al aire libre y a la sombra, dóblalo y guárdalo en una bolsa de tela. Esta es la mejor forma para aislarlo de la humedad y el polvo. Ideal para utilizarlo año tras año.