Todos los años por estas fechas centramos nuestros esfuerzos en esas energías de nuevo comienzo. No importa qué es lo que queremos, lo que importa es que septiembre es una nueva oportunidad para empezarlo y queremos ir a por ello.

Sin embargo, con este impulso que experimentamos, solemos lanzarnos a la aventura sin tener en cuenta qué es lo que deseamos en lo más profundo, a qué cosas le damos un valor real y cómo podemos autocuidarnos mientras ponemos tanto empeño en cuidar de nuestros objetivos.

Por ello, de una forma muy práctica y lo más breve posible, quiero acercarte lo que son para mí siete claves fundamentales para empezar bien el curso.

No obstante, antes permíteme recomendarte algunos artículos relacionados que podrían resultarte de interés:

Y ahora sí, entremos en materia.

Define qué es para ti “con buen pie”
1/7

Define qué es para ti “con buen pie”

Para empezar el curso con buen pie es fundamental que definas muy bien qué significa para ti “con buen pie”. ¿En qué quieres centrarte? ¿Qué es lo más importante para ti en este momento? Quizás quieres ir a por todas nada más aterrizar o quizás prefieres invertir algo de tiempo en la toma de contacto. “Con buen pie” puede significar no hacer nada o hacerlo todo antes de que termine el mes. No te dejes arrastrar por el contenido que te llega en prensa y redes sociales y configura tu propia definición de un buen inicio.

Escucha tu interior, puedes aparcar tu mente por un segundo
2/7

Escucha tu interior, puedes aparcar tu mente por un segundo

Solemos creer que queremos aquello que nuestra mente nos presenta en primer lugar y eso no siempre es cierto, a veces conviene detenerse y escuchar un poco más profundo. ¿Qué es lo que realmente deseas en este momento? Quizás tu mente ya te ha apuntado al gimnasio y tú ni siquiera contemplas la idea, quizás ella ya está haciendo planes de cómo va a ser tu invierno y tú no quieres saber nada de planes. Eso pasa. Tómate tu tiempo y escúchate con atención.

Sé realista en tu plan de acción
3/7

Sé realista en tu plan de acción

Sea lo que sea aquello que te hayas propuesto lograr este curso, tendrás que elaborar un plan de acción y el plan de acción tiene que ser lo más realista posible. A veces pasamos por alto este pequeño detalle y todo cae por su propio peso más pronto que tarde. ¿Encaja eso que quieres hacer en tu rutina? ¿Llegarás agotada y estresada al final del día? ¿Qué puedes hacer para que todo encaje un poco más relajadamente?

Despacito y con buena letra
4/7

Despacito y con buena letra

Sé que tú opinas al contrario, pero de verdad: no hay ninguna prisa por llegar a ese lugar. Nos impacientamos, queremos todo ya, nos hablan de la vuelta al cole y queremos sacarlo todo adelante, queremos ponernos al día en el trabajo, hacer limpieza general en casa, quitarnos los kilos que creemos que nos sobran, ver a la familia y un larguísimo etcétera. Calma. Es un hecho que no puedes hacerlo todo a la vez, acéptalo y vive tu vida con tranquilidad.

Apuesta por las relaciones interpersonales
5/7

Apuesta por las relaciones interpersonales

No nos damos cuenta de lo descuidados que tenemos a nuestros seres queridos hasta que comprobamos que hace meses que no llamamos a alguna amiga, que no vemos al grupo o que no hemos ido a visitar a nuestra madre. Y no te hablo de cuidar relaciones porque debes llamar a tu madre o ver a tus amigos de vez en cuando, te hablo de cuidar tus relaciones porque en lo más profundo de ti sabes que ese tiempo de calidad te llena de felicidad y te recarga de energía. ¿Conoces el estudio de Harvard que reveló que la felicidad lo aportan las relaciones y no la fama o el dinero? Te recomiendo leer este artículo sobre el tema. Hay una TED’s talks también sobre ello, ¡es increíble!

Dedícate tiempo
6/7

Dedícate tiempo

Pero tiempo que realmente valores, no me sirve de nada que me digas que el momento de gimnasio es tu momento, si realmente no quieres ir al gimnasio. A veces ese tiempo es apenas media hora, pero es tu media hora y mereces dedicártela a ti. ¿Qué tal un baño relajante o una tarde de SPA? ¿Qué te parece tiempo de lectura o, mejor aún, de escritura? Tú sabrás qué es lo que más te gusta y lo que mejor te viene, ¡regálatelo!

Simplifica
7/7

Simplifica

Menos es más, siempre. Delega, simplifica, deshazte de cosas y  elige –en la medida de lo posible- tus pensamientos. No solemos simplificar, no hay más que ver cuántos colores de pintauñas tenemos en casa o cuántos libros compramos a la vez (confieso, ejemplos propios), pero se gana tiempo, dinero y salud simplificando. Deja atrás la costumbre de tener la agenda y el armario lleno, y sé un poco más minimalista.