Mirar al frente e inspirar, expirar, inspirar… y una planta de 30 centímetros de altura atravesando nuestro campo visual. No se trata de un ejercicio de relajación externo. Hablamos del entorno laboral y de cómo trabajar rodeado de vegetación. ¿Utopía? El caso es que muchas personas apuestan ya por incluir plantas en su propia oficina, creando así su pequeño hábitat. Y no solo se trata de una cuestión meramente estética, sino que, estar acompañados por plantas en el trabajo también nos permite, de alguna manera, liberarnos del estrés y la ansiedad.

De hecho, la tendencia del ser humano hacia lo verde es evidente. Edward Osborne Wilson lo define como biofilia: esa conexión que el ser humano establece con el mundo de la natural. El biólogo ya demostró que el cerebro humano se cura mejor de cualquier dolencia al entrar en contacto con un jardín o un prado. No es casualidad entonces, que numerosas empresas hayan incluido ya en sus instalaciones un espacio verde. Gigantes como Amazon, Google o Microsoft han incorporado jardines verticales y plantas de oficina en sus espacios de trabajo.

Pero, ¿de dónde viene este interés por lo verde por parte de las empresas y los trabajadores? Lo cierto es que, ya desde técnicas orientales como la filosofía del Feng Shui se incide en el poder que tienen las plantas para incrementar la concentración. Frente a la cantidad de electricidad electroestática que fluye en las oficinas, muchas personas apuestan por colocar varias plantas en su propio escritorio. Estar rodeados de vegetación no solo proporciona calma a nuestro cerebro y ayuda a liberar tensiones, sino que aumenta la productividad y la creatividad hasta un 15%, según un estudio del profesor de la Universidad de Manchester, Sir Cary Cooper, psicólogo, experto en bienestar y estrés en el trabajo.

Las plantas vivas, el agua y los espacios verdes interiores y exteriores ayudan así a generar un ambiente tranquilo que permite prestar más atención con facilidad al trabajo y disminuye el cansancio, según un estudio publicado por la American Society for Horticultural Science. Pero la vegetación no solo tiene efectos sanadores en nuestra psicología, también en nuestros pulmones. Las plantas oxigenan el ambiente y lo humidifican, lo que ayuda a prevenir problemas de sequedad que a menudo provocan los aparatos de aire acondicionado. Además, incluir vegetales puede mejorar la calidad del aire de la oficina, ya que absorben los contaminantes que producen los materiales empleados en el lugar de trabajo, así como las radiaciones de los ordenadores.

Aquí te mostramos las propiedades que tienen plantas como la sansevieria, el cactús peruvianus, la cinta o el helecho, entre otras cuatro plantas capaces de oxigenar ​un espacio de trabajo. Colócalas sobre tu escritorio, en estanterías o rincones próximos para liberar el estrés que, en ocasiones, deviene del trabajo ininterrumpido en una oficina. Necesitan poca luz, pero un cuidado constante. No olvides regarlas y mantén con ellas una relación cercana.

Aloe Vera
1/8

Aloe Vera

El aloe vera, además de tener propiedades curativas, es una planta idónea para limpiar el aire de la oficina, ya que neutraliza el formaldehído y el benceno.

Filodendro
2/8

Filodendro

Además de embellecer tu mesa de trabajo, el filodendro es una planta que nos ayuda a que disminuyan los dolores de cabeza, la pérdida de concentración y la somnolencia. Con ella aumentará la productividad en tus tareas, además de purificar el ambiente. 

Su follaje verde brillante permite que se reduzca el nivel de anhídrido carbónico presente en el aire (responsable del dolor de cabeza) y absorbe las ondas electromagnéticas.

 

Cactus peruvianus
3/8

Cactus peruvianus

Una mesa repleta de cactús forma parte ya del imaginario estético de muchos hogares. Pero además de su función decorativa, es interesante observar los beneficios que pueden reportar los cactús en el área de trabajo. En concreto destaca el cactus peruvianus, también conocido como cactus del ordenador. De hecho, se han realizado estudios que demuestran que es capaz de neutralizar las ondas electromagnéticas.

Potos
4/8

Potos

El potos es una de las plantas de interior más comunes. No solo por su estética y por cómo caen sus hojas desde lo alto de alguna estantería. Además, es capaz de eliminar tres tipos de tóxicos: el formaldehído, el xileno (que provoca dolores de cabeza, vómitos y náuseas) y el benceno (que provoca fatiga, mareos y taquicardias).

Ficus Benjamina
5/8

Ficus Benjamina

 

El ficus benjamina es una planta que requiere de unos cuidados especiales. Aun así, es una de las plantas con más propiedades purificadoras por su capacidad para filtrar formaldehído, tricloroetileno y benceno.

Sansevieria
6/8

Sansevieria

La sansevieria es una de la plantas que produce más oxígeno, lo que la hace imprescindible en el interior de una oficina. Es una planta herbácea eficaz en la absorción de los agentes tóxicos presentes en los lugares de trabajo, especialmente el formaldehído. 

Cinta
7/8

Cinta

La cinta, también conocida como mala madre o planta araña, es una planta que nos ayuda a purificar el aire a través de sus capacidad para absorber monóxido de carbono y formaldehído.

Helecho
8/8

Helecho

El helecho es una planta perfecta para colocar en tu mesa de trabajo o sobre alguna estantería próxima. Ayuda a purificar el aire y elimina el formaldehído y el xileno. También resultante bastante eficaz para eliminar el moho y las posibles toxinas.