El verano, en la huerta, es sinónimo de colores, de diversidad y de alegría. Los meses de julio y agosto, los más cálidos del año, nos traen una grandísima cantidad de frutas y de verduras frescas, jugosas y muy hidratantes, que nuestro cuerpo agradecerá para contrarrestar las altas temperaturas que nos acompañan.

Este es el periodo del año en el que más hidratación necesitamos y, por ello, debemos priorizar por delante del resto los alimentos con más cantidad de agua, que nos ayudarán a remineralizarnos y a recuperar los oligoelementos que todos perdemos con el sudor. Y estos son, precisamente, los que tenemos ahora en temporada. Ricas y variadas ensaladas con muchos vegetales y frutas frescas, gazpachos y cremas crudas, batidos, salteados ligeros y cocciones rápidas al vapor son la mejor opción para darle al cuerpo lo que en estos momentos necesita.

Este es el periodo del año en el que más hidratación necesitamos

De todas formas, es importante que no nos pasemos de la raya con comida demasiado fría o con un exceso de alimentos congelados como el helado, aunque sea casero y natural, ya que nuestros órganos digestivos van a tener más trabajo para procesarlo.

 

¿Piernas cansadas en verano?

Un gran clásico del verano y del calor es sufrir por hinchazón y piernas cansadas. Y nuestra alimentación, en este caso, también puede ayudarnos mucho a tenerlo bajo control y a aliviar este pequeño déficit de nuestro sistema circulatorio. Además de mantenernos hidratadas durante todas las horas del día y no pasar nunca sed, es importante que aumentemos nuestro consumo de flavonoides, un tipo de antioxidantes con efecto vaso-protector, que encontramos en muchas plantas, frutas y verduras, en especial, las de color rojo. Así, arándanos, fresas, cerezas, moras, bayas, manzanas o ciruelas deben tener presencia en nuestra dieta diaria, ya que nos ayudarán a conseguir más sensación de ligereza en las piernas, además de prevenir la aparición de la odiosa celulitis.

También es importante que moderemos el consumo de sal, que evitemos los alimentos ultra procesados y que no nos olvidemos de incluir una buena dosis de grasas saludables a nuestro día a día como el aguacate, el pescado azul, los frutos secos, las semillas o los aceites vegetales de primera presión en frío. ¡Tampoco te olvides de mantenerte activo, evitar el sedentarismo o dormir con las piernas ligeramente levantadas, si te hace falta!

Y, ahora sí, vamos a dar un repaso de las frutas y verduras de temporada de verano que van a acompañarnos durante julio y agosto, y que se suman a los calabacines, a las judías verdes, a la sandía, a los pimientos, al pepino, a la frambuesa y a la patata que ya te presentamos en el artículo de junio.

El tomate
1/7

El tomate

¡Ahora, sí! Esta es la verdadera época del tomate, y no el resto de meses fríos del año. Esta fruta-hortaliza de color rojo es muy hidratante y cuenta con una infinidad de variedades que seguramente desconozcas y que hemos ido perdiendo con el paso de los años, pero que resultan muy interesantes de recuperar.,

El tomate nos aporta fibra, minerales y vitaminas y representa una buena fuente de antioxidantes que nos ayudan a combatir a los radicales libres, responsables del envejecimiento de la piel.

Las moras
2/7

Las moras

¿Quién no se ha alegrado de encontrar moras silvestres dando un paseo por el bosque? Estas pequeñas delicias de la naturaleza tienen muy pocas calorías y nos aportan una grandísima cantidad de antioxidantes y más vitamina C que la naranja y que el resto de cítricos, además de ser muy ricas en fibra y ayudarnos a regularizar el tránsito intestinal. ¡Añádelas a tu dieta!

El melón
3/7

El melón

Al igual que la sandía, aquí tenemos a otra fruta súper hidratante y perfecta para combatir el calor. Muy suave, dulce y refrescante, una rodaja de melón nos calmará la sed de forma mucho más eficaz y natural que cualquier refresco isotónico.

¡Consúmelo ecológico y de proximidad siempre que puedas!

El melocotón, la nectarina y el paraguayo
4/7

El melocotón, la nectarina y el paraguayo

Esta es la época idónea para las frutas con hueso, y por eso llegan a nuestros mercados los deliciosos melocotones, las nectarinas y los paraguayos. Muy dulces, con pocas calorías, y ricos en antioxidantes, son frutas que conviene comer con piel si queremos aprovechar al máximo todas sus propiedades nutricionales.

También son especialmente recomendables para personas hipertensas o con problemas cardiovasculares, ya que contienen mucho potasio y poco sodio.

La berenjena
5/7

La berenjena

Ligeramente picante, la berenjena es una verdura de la familia de las solanáceas que estimula la función del hígado y de la vesícula y que contiene importantes antioxidantes que nos ayudan a prevenir el proceso oxidativo de las células de nuestro cuerpo.

 Se considera también una verdura antiinflamatoria y tradicionalmente se ha utilizado para aliviar y tratar las hemorroides con sangre.

La ciruela
6/7

La ciruela

Si no tienes la costumbre, ya puedes ir adquiriéndola: la ciruela es uno de los mejores snacks que puedes tomar a media mañana o a media tarde durante los meses de verano.

Ten en cuenta que las amarillas son las más ácidas, las rojas son más dulces y acuosas, las negras son las más adecuadas para cocinar y las verdes, como la variedad Claudia, tienden a ser las más dulces de todas.

Además de ser muy antioxidantes, son un remedio más que eficaz contra el estreñimiento, gracias a su gran poder laxante.

Los pimientos del padrón
7/7

Los pimientos del padrón

Si hay un plato presente de forma incondicional en la mayoría de restaurantes del norte de España durante el verano son los pimientos del padrón. Un plato saludable, depurativo, antioxidante y perfecto para compartir como tapa o como acompañante.

Raramente superan los 5 centímetros de largo y, al igual que sus hermanos pimientos de mayor tamaño, nos aportan hasta tres veces más de vitamina C que las naranjas.