Cuando se habla de dieta saludable parece que haya que eliminar por completo el consumo de grasas, pero no es así ya que la grasa no es sólo útil para el organismo, sino que además hay determinados ácidos grasos que son imprescindibles para el crecimiento, la regeneración de los tejidos y un buen funcionamiento cerebral y cardiovascular.

El libro Los 100 alimentos que curan de la A a la Z explica que los ácidos grasos de las series omega 3 (presentes en la colza, las nueces, el pescado azul, etc.) se deben consumir a diario. El papel antiinflamatorio de los omega 3 se ha demostrado recientemente y, además, evita la agregación plaquetaria. Una manera sencilla de incorporar más omega 3 en nuestra dieta es consumir más veces por semana salmón, sardinas o caballa.

En cuanto a los omega 6, favorecen el equilibrio hormonal de la mujer y atenúan considerablemente el síndrome premenstrual. Encontramos el omega 6 principalmente en los aceites vegetales.

Aunque los beneficios de los suplementos de Omega 3 han sido cuestionados por diferentes estudios, lo que sí es imprescindible es consumir alimentos que lo contienen.


Las mejores fuentes de ácidos grasos esenciales:

Aceite de cártamo
Aceite de oliva
Aceite de girasol, soja, maíz, sésamo, cacahuete y palma
Aguacate
Almendras
Caballa
Canónigos
Germen de trigo
Lino
Nuez
Avellanas
Ostras
Pistachos
Verdolaga
Salmón
Sésamo
Tofu


Descubre 5 nutrientes más que no estás consumiendo suficientemente.