La lectura es una de las armas más poderosas contra la manipulación, la marginación y el aislamiento. Es una buena aliada contra la soledad y excelente compañera de viaje. Leyendo se aprende, se estimula la inteligencia, se fomenta la imaginación y la creatividad y eso ayuda a resolver problemas cotidianos.

Los cuentos, en particular, transmiten conocimientos, desgranan emociones desde un punto de vista comprensible para grandes y pequeños que permita la identificación y la comprensión para la superación. Miedos, duelos, alegrías, anhelos, respeto por la diversidad? todos estos valores se pueden encontrar en los cuentos y permite mantener la mente abierta.

Pero a pesar de conocer las ventajas de acostumbrarse a leer con frecuencia, la televisión y otros dispositivos han ganado terreno a la lectura. Para combatirlo es importante comenzar con elegir libros que nos gusten, no impuestos. Se puede optar por el formato electrónico, muy práctico para llevarlo en los medios de transporte.

La organización también es vital para construir el hábito de lectura. Buscar un momento en el que no haya interrupciones y crear un ambiente propicio en casa ayudarán. Comentar los libros e intercambiarlos con personas que compartan gustos, o incluso apuntarse a un club de lectura donde se analicen obras literarias convertirá el placer de leer en una sana adicción.