Cada vez son más las personas que apuestan por elaborar sus propios productos de higiene personal en casa, como una forma no sólo de ahorrar dinero sino, además, de disfrutar de fórmulas más naturales, sin tantos aditivos químicos. De jabones a cremas hidratantes, son muchos los productos que podemos elaborar de forma segura, siempre que nos hayamos informado adecuadamente sobre cómo hacerlo. Nosotros te presentamos dos recetas sencillas para preparar pastas de dientes que nos ayudarán a tener unos dientes limpios y sanos.

1. La primera de ellas tiene como ingredientes principales: la arcilla blanca (hay que especificar cuando la compremos en la herboristería que se pueda ingerir) que tiene efectos antiinflamatorios y antibacterianos; salvia y tomillo, ambas con propiedades antibacterianas; sal marina, anti inflamatoria; y estevia, un endulzante natural que quitará amargor a la mezcla. Para prepararla, hervimos la salvia, el tomillo y la estevia (una cucharadita de cada). Filtramos la cocción y añadimos la sal removiendo para disolverla. Una vez disuelta añadimos la arcilla y mezclamos hasta que quede una pasta uniforme. Podemos añadir un poco de agua para que sea menos espesa. Si queremos conservar el sabor mentolado de las pastas tradicionales podemos añadir unas gotas de aceite esencial de menta. Hay que conservarla en el frigorífico en un envase de vidrio de cierre hermético.

2. Otra opción muy sencilla es preparar una pasta de dientes a base de levadura de cerveza, limón y sal. Sólo tienes que mezclar un cuarto de taza de levadura de cerveza con dos cucharaditas de ralladura de limón y otras dos de sal. Mézclalo todo en la batidora y obtendrás una pasta con un sabor a limón muy agradable. Hay que conservarla en frío en un recipiente de vidrio hermético. Para que la limpieza sea de lo más completa, tampoco hay que olvidar usar un buen cepillo que es, más allá del dentífrico, nuestro verdadero aliado para una buena higiene bucal.