La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. Puede ocupar hasta 2m² y llegar a pesar hasta 4 kg. Su espesor oscila entre los 0,5 mm en los párpados y los 4mm justo en el otro extremo, los talones. 

Las pieles correctamente hidratadas mantienen su elasticidad con mayor facilidad y permiten que actúen como lo que son, una barrera natural a la entrada de microorganismos patógenos que pueden dañar el cuerpo humano. 

La piel, además, es un elemento clave para diagnosticar enfermedades no solamente en sí misma, sino también en relación con otros órganos y funciones de nuestro organismo. Es esencial, por tanto, mantener una piel bien hidratada. 

La piel suele tener entre un 10 y un 20% de agua, dependiendo del tipo de piel, la temperatura ambiente, el clima en el que vivamos, la estación y el mes del año en el que estemos y la hora del día que sea. 

En todo caso, niveles de agua que puedan bajar del 10% desatan la deshidratación que todos podemos ver a simple vista: piel seca, resquebrajada y cierta sensación de picor en los casos más extremos. 

Aunque es cierto que en invierno es cuando más debemos cuidar nuestra piel porque el frío y las bajas temperaturas la maltratan, la primavera es otra estación clave a tener en cuenta, y más en la situación de confinamiento en la que nos encontramos. 

¿Sabías que es precisamente en primavera cuando más sebo produce nuestra piel

Nosotros te animamos a que conviertas el acto de hidratar tu piel en un ejercicio consciente de autocuidado. Es cierto que hidratarse es cuidarse a uno mismo, pero aprovechando que seguramente tengas más tiempo libre, ¿por qué no te das un pequeño homenaje y aprovechas para mimarte un poco más alargando el tiempo que dedicas a hidratarte? 

A continuación, te explicamos cómo puedes hidratar tu piel de una forma sencilla esta primavera. 

Bebe agua
1/5

Bebe agua

No por beber más agua tu piel va a estar directamente más hidratada, pero ayuda

Cuando bebemos agua hidratamos en primer lugar órganos esenciales como los riñones, que además usarán esa hidratación para eliminar las toxinas con mayor facilidad. 

En una segunda fase, si la hidratación da para más, otros órganos y tejidos como los que conforman la piel se verán beneficiados. En todo caso, beber agua es una de las actividades diarias que podemos realizar, porque solamente bebiendo agua garantizaremos que una parte de esa hidratación llegue a la piel. 

Una correcta hidratación nos ayudará a mantener una piel más “flexible, firme y elástica”.

Una mascarilla exfoliante para la cara
2/5

Una mascarilla exfoliante para la cara

Seguramente ya sepas que una exfoliación es un proceso natural en el que la piel renueva sus células eliminando aquellas muertas de la epidermis por completo. Si nuestra piel no es capaz de eliminar esas células muertas por si misma y éstas se acumulan, se produce un engrosamiento de la piel. 

Si la piel no elimina correctamente las células muertas, tampoco podrá absorber desde fuera las cremas que nos podamos untar para mejorar su hidratación. 

Para escoger una mascarilla exfoliante con éxito asegúrate que “elimine las impurezas y las células muertas de la capa más externa de la dermis”. 

Con el paso de los años también te recomendamos que exfolies la piel del resto de tu cuerpo porque la edad incide directamente en la velocidad de renovación celular. A mayor edad más lenta es esa renovación y más probable es que la piel se escame y deshidrate porque no recibe los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

 

Hidrátate al salir de la ducha
3/5

Hidrátate al salir de la ducha

El mejor momento para hidratar tu piel es justo cuando sales de la ducha. 

La piel húmeda es más fácil de hidratar. Como los poros están más abiertos, la crema hidratante penetra mejor. Las zonas de piel más gruesas deberían hidratarse más a menudo, como es el caso de las manos, las rodillas, los codos e incluso las plantas de los pies. 

Sí, usa protección solar
4/5

Sí, usa protección solar

Parece imposible, pero sí. Si vives en un piso con balcón, en un bajo con terraza o tienes un pequeño oasis de luz en tu vivienda, conviene que protejas tu piel con una crema solar. 

De la misma manera que en invierno usamos más cremas hidratantes para evitar la sequedad, en primavera, al aumentar las horas de sol, necesitamos asegurar la protección de nuestra piel. 

No poder salir a la calle exponiéndose a la luz solar no significa que no debamos proteger nuestra piel, por lo menos la de nuestra cara. 

 

Una alimentación sana y equilibrada
5/5

Una alimentación sana y equilibrada

La gran mayoría de frutas y verduras tienen un alto contenido de agua. Tal y como te comentábamos en el primer punto, la ingesta de agua ayuda indirectamente a la hidratación de tu piel. Con las frutas y verduras con un alto porcentaje de agua ocurre exactamente lo mismo. 

En este apartado queremos recordarte que en una dieta saludable el tabaco y el alcohol no tienen cabida. Uno de los principales componentes del tabaco, la nicotina, es muy perjudicial porque contrae los vasos sanguíneos y disminuye el flujo de sangre, por lo que la piel absorbe menos agua. El alcohol, por su parte, contribuye a que la piel envejezca más rápido.