Adquirir el hábito de limpiar nuestros utensilios de maquillaje es esencial para mantener el cuidado de nuestra piel. Si lavamos nuestras brochas y esponjas regularmente evitaremos la aparición de bacterias que pueden acabar en contacto con nuestra piel, además de asegurarnos de que nuestras esponjas duren más tiempo.

Lo ideal es lavar las esponjas o beauty blenders después de cada uso, y cambiarlas cada dos o tres meses en caso de que las usemos diariamente o muy regularmente. De no ser posible, deberemos procurar lavarlas, como mínimo, un par o tres veces por semana.

Si dejamos el producto demasiado tiempo en la esponja tendremos que dedicar mucho más tiempo a hacer una limpieza exhaustiva que elimine todo el maquillaje. En cambio, si cada vez que la usamos dedicamos un par de minutos a aclararla no solo evitaremos la proliferación de bacterias y gérmenes, sino que nos aseguraremos de que nuestras esponjas se estropean menos rápido.

Se trata de un utensilio que absorbe mucho producto, por lo que si dejamos que se acumule el maquillaje seco será difícil deshacerse de todo el producto. Lo ideal, por tanto, es aclararla después de cada uso bajo el grifo con una gota de jabón neutro cerrando el puño y exprimiéndola hasta que desaparezcan las manchas y el agua salga limpia y clara.

¿Cómo podemos lavarlas para que nos duren más tiempo sin estropearse y no dañen nuestra piel al usarlas?

Agua con jabón líquido o sólido
1/5

Agua con jabón líquido o sólido

Si no está excesivamente sucia, podemos limpiar la esponja fácilmente con jabón neutro.

  • Si usamos jabón líquido, echar un poco encima de la esponja y masajearla bien con nuestras manos para que penetre en toda la esponja. Así conseguiremos “romper” el maquillaje antiguo que se haya quedado seco en el interior de la esponja.
  • Si usamos jabón seco, mojar la esponja y frotar el jabón directamente por toda la superficie de la esponja. Cuando esté cubierta de jabón, dejar bajo el agua unos minutos hasta que esté empapada. Cuando acabemos, exprimirla para que se aclare todo el jabón antes de ponerla a secar.
En el microondas
2/5

En el microondas

Si queremos lavarla de forma rápida podemos hacerlo poniendo la esponja o beauty blender en un recipiente apto para microondas lleno hasta la mitad de agua, un poco de jabón de lavavajillas y comprobar que se empapa bien. Ponerla en el microondas durante un minuto y, al sacarla, cuando veamos que el agua se ha teñido de marrón, aclararla bajo el grifo con agua abundante hasta que salga totalmente transparente.

Limpiadores de silicona
3/5

Limpiadores de silicona

Existen una especie de bandas de silicona especiales para lavar este tipo de esponjas. Es tan fácil como mojar la esponja con agua y frotarla contra la banda de silicona, que es de un material rugoso, para que elimine todo el maquillaje que se haya quedado en la esponja. Hacerlo hasta que desaparezcan las manchas de maquillaje y aclarar hasta que el agua salga clara. ¡Importante! Hay que frotar, pero con cuidado. Las esponjas son delicadas y pueden romperse fácilmente.

Importancia del secado
4/5

Importancia del secado

Las esponjas de maquillaje no se pueden lavar y dejar secar en un sitio cerrado como un cajón o un neceser, ya que generará moho en vez de secarse naturalmente y debidamente. Lo mejor es dejarlas extendidas en una toalla hasta que estén completamente secas, a poder ser en el exterior.

Si llevas semanas sin limpiarla...
5/5

Si llevas semanas sin limpiarla...

Lo recomendable es lavar la esponja después de cada uso o regularmente, pero si no es así puedes probar a meter la esponja en un recipiente lleno de agua tibia con un poco de jabón para que se empape bien de agua y absorba lo máximo posible. Dejarla reposar un par de minutos será suficiente para que desaparezca el maquillaje seco.

Cuando la saquemos del agua, exprimirla bien y posteriormente dejarla bajo el grifo unos segundos para quitar todo el jabón que se haya absorbido.