Los parches de nicotina contienen una fuente de nicotina que reduce los síntomas de abstinencia experimentados al dejar de consumir tabaco. Sería algo así como una terapia de reemplazo de nicotina, aprobada por la Food and Drug Administration (FDA). Por supuesto hay que tener en cuenta que los parches de nicotina (también los chicles de nicotina) son un medicamento, por eso es importante tener claro cómo se usan y cómo se consigue dejar de fumar a través de ellos. Si en tu proceso de dejar de fumar has decidido hacerlo ayudada por unos parches de nicotina, debes saber que estos se aplican directamente sobre la piel, una vez al día, procurando colocarlos más o menos a la misma hora.

¿Cómo actúan los parches de nicotina sobre nuestra ansiedad?
Depende de la persona y depende del parche, ya que existen tratamientos con diferentes dosis y para ser utilizados en diferentes fases. Haciendo hincapié en el tema de la dosis, es importante no excederse o podríamos producir en nuestro cuerpo el efecto contrario al deseado, haciéndonos aún más dependientes de la nicotina.

¿Dónde lo coloco?
Una de las zonas más comunes donde aplicar los parches de nicotina (el tema de los chicles en este caso queda resuelto), es en brazos o cadera y sobre una piel limpia y seca. Es importante evitar áreas irritadas, con la piel más sensible, con cicatrices? No se pueden usar dos parches de nicotina al mismo tiempo y puedes, por ejemplo, ducharte con ellos.

En el caso de los chicles, a diferencia de los parches de nicotina, y según la plataforma cáncer.org la diferencia está en que los chicles son una forma de reemplazo de acción rápida. Con una concentración de nicotina variable, los chicles pueden ser comprados en farmacia y sin receta.