Nos gustaría haber titulado este artículo “Cómo vivir un día sin plásticos” pero hemos acabado cambiando el verbo por otro más acorde a nuestras posibilidades y a nuestro entorno real: “Cómo sobrevivir un día sin plásticos”. Desgraciadamente, nuestra sobreexposición a este material no reciclable derivado del petróleo es tan alta que parece imposible no consumirlo y no usarlo y tirarlo varias veces al día a menos que pongamos mucho empeño en evitarlo y en sustituirlo por otras alternativas más sanas y ecológicas. Encontramos plástico en una gran cantidad de embalajes, en los productos de usar y tirar, en la ropa, en objetos de uso diario, en los juguetes de los niños, y un largo etcétera.

La comodidad del plástico, por muy útil que nos parezca, no justifica su uso

Es cierto que el plástico es un material muy cómodo. Nos permite almacenar y aislar productos y líquidos de una forma muy eficiente, es resistente y permite múltiples formas de uso. Pero su comodidad, por muy útil que nos parezca, no justifica su uso. Los plásticos de un solo uso como las bolsas, las pajitas, los vasos y platos de plástico u otros embalajes los utilizamos una media de cinco minutos, pero tardan en descomponerse casi 400 años. Eso significa que, efectivamente, no estamos hablando de un material biodegradable ni reciclable (el porcentaje de los desechos que se reciclan procedentes de los contenedores amarillos es muy bajo), por no hablar de los que se tiran en cualquier lugar, y que acaban amontonándose en entornos naturales como los bosques, los ríos o los mares y océanos, contaminando el hábitat y envenenando a los animales que habitan en él. Desgraciadamente, todos hemos visto imágenes de tortugas ahogadas después de haberse tragado una bolsa de plástico pensando que era una medusa, pájaros enganchados en bolsas y otras especies muertas después de haberse comido una gran cantidad de micro plásticos presentes en su entorno natural…

 

Los océanos, llenos de plástico

A nivel global, WWF alerta de que vertemos en el mar ocho millones de toneladas de plástico cada año y si no frenamos esta plaga artificial, se estima que en el año 2050 habrá más plásticos que peces en el mar, con unas consecuencias ambientales difíciles de calibrar hoy en día.

El uso y el abuso del plástico es un problema de escala planetaria que nos concierne absolutamente a todos y al que no podemos hacer oídos sordos. De hecho, España es, después de Turquía, el país que más plástico vierte al mar Mediterráneo, y también el cuarto que más plástico consume de toda la Unión Europea, según un informe de la ONG ecologista. Así que nos urge ponernos manos a la obra, investigar nuevas formas de consumo y, sobre todo, pasar a la acción y convertir nuestro día a día en un espacio libre de plástico, más saludable y más sostenible.

España es, después de Turquía, el país que más plástico vierte al mar Mediterráneo

Pero, ¿cómo lo hacemos? ¿Es tan fácil prescindir del plástico si lo encontramos en todas partes? La verdad es que la tarea de evitar este material contaminante no es un camino de rosas en el mundo occidental, pero tampoco es, ni mucho menos, imposible. Si consumirlo, usarlo y tirarlo tiene un precio ambiental tan elevado, nada justifica su utilización. ¡Así que basta de excusas y a actuar!

Aquí tienes unas cuantas formas de evitar el plástico en las distintas áreas de tu vida y sustituirlo por otros materiales más sostenibles y saludables que cuiden de verdad de ti y del planeta.

Cocina sin plásticos
1/6

Cocina sin plásticos

Hay una gran cantidad de productos y utensilios de cocina que podemos adquirir libres de plásticos. Por supuesto, destierra por siempre más los vasos, platos y cubiertos de plástico de un solo uso, e invierte en:

  • Fiambreras de vidrio o de loza
  • Cucharas y tablas de cortar de madera
  • Cuchillos de aluminio
  • Servilletas y manteles de algodón
  • Cápsulas de café y bolsitas de té compostables
  • Bolsas de silicona o telas enceradas para sustituir al papel de aluminio y al film de cocina
  • Instalar un aparato de osmosis en tu cocina si no te gusta el sabor del agua del grifo
  • Bolsas de basura orgánica biodegradables
Baño sin plásticos
2/6

Baño sin plásticos

Evita los productos envasados en monodosis o los envases pequeños y opta, siempre que puedas, por el tamaño familiar o cómpralos a granel con envases reutilizables. Evita las toallitas desmaquillantes y las de wc. También puedes utilizar:

Comida sin plásticos
3/6

Comida sin plásticos

Por supuesto, debemos poner fin a los productos que vienen envasados individualmente y optar, siempre que podamos, por la compra a granel. También puedes:

  • Llevar siempre una bolsa de tela encima para evitar coger una de plástico en el supermercado
  • Llevar bolsas de tela para fruta y verdura
  • Ir a hacer la compra con tus propios recipientes de vidrio
  • Elegir productos empaquetados con envases de papel o de vidrio
  • Evitar y hacer boicot al plástico
Ropa sin plásticos
4/6

Ropa sin plásticos

Aunque sea cómodo, intenta no comprar por internet y evitarás aumentar la huella de carbono de los productos, además de evitar un exceso de embalaje. También puedes priorizar:

  • Percheros y pinzas para colgar la ropa de madera
  • Ropa de tejidos naturales
  • Detergentes lo más naturales posible (o elaborar el tuyo con vinagre, limón y bicarbonato)
Oficina sin plásticos
5/6

Oficina sin plásticos

Pon tu granito de arena también en la oficina y recuerda utilizar:

  • Botellas de agua y tazas reutilizables y libres de plástico para rellenar de la fuente
  • Jarras de vidrio en las salas de reuniones
  • Sécate las manos con el secador de aire y no con papel de usar y tirar
Ocio sin plásticos
6/6

Ocio sin plásticos

También aquí tenemos mucho margen de mejora. Recuerda:

  • Evitar vasos, pajitas y removedores de plástico
  • Utilizar platos de cerámica o de vidrio
  • Si somos muchos, servir la comida de fiestas en objetos de papel, cartón o bambú
  • No comprar globos o paquetes de cotillón y elaborar los adornos con papel reciclado