Cómo depilar el vello púbico de manera segura

Cuchilla, láser, cera, azúcar caliente... hay infinitas técnicas de depilación. Pero ¿cuál es más segura? Y lo que es más importante: ¿es recomendable la eliminación del vello púbico?

Cómo depilar el vello púbico de manera segura
Cómo depilar el vello púbico de manera segura
Sònia Parladé

Sònia Parladé

Periodista

La depilación está de moda. Aunque las chicas jóvenes son más propensas a eliminar o recortar el vello del pubis que las mujeres mayores, se trata de una práctica muy extendida entre toda la población. Concretamente, el 83% de las mujeres de entre 18 y 65 años se depila total o parcialmente.

Sin embargo, un porcentaje muy pequeño de estas mujeres, tan solo un 4%, discute las técnicas adecuadas con el médico antes de depilarse, algo que, de hacerse, podría evitar posibles heridas o infecciones.

Y es que la depilación favorece las lesiones: más de la mitad de las mujeres que se depilan o se han depilado reconocen haber sufrido una complicación, ya sean escoceduras, quemaduras, infecciones, erupciones o laceraciones. De este porcentaje, casi un 4% tuvieron que acudir a un sanitario para tratar la herida.

Como dato más representativo, el 3% de todas las lesiones que se tratan en la sala de urgencias de los centros médicos se deben a la depilación del vello púbico. También son frecuentes las intervenciones quirúrgicas relacionadas con el afeitado, siendo muy comunes el drenaje de abscesos y puntos. En mujeres que practican la depilación total, el número de lesiones es todavía mayor.

Mayor riesgo de contraer ITS

De la misma manera, la depilación completa se asocia, según algunos estudios, con un riesgo incrementado de infecciones de transmisión sexual (ITS).

En este sentido, uno de los estudios muestra que el 8% de las mujeres que no se depilaban frente al 14% de las que sí afirmaron haber sufrido alguna ITS a lo largo de su vida. Las mujeres que optaban por la depilación completa tenían, además, cuatro veces más de posibilidades de contraer una infección de transmisión sexual por contacto como el virus del papiloma o el herpes, comparándolas con aquellas que no lo hacían.

¿Por qué nos depilamos?

Según la doctora Jen Gunter, autora del bestseller internacional ‘La biblia de la vagina’, algunas de las razones que se alegan para justificar la depilación genital son el atractivo, la presión social, la mejora de la función sexual, ocultar las canas y realzar la feminidad.

Sin embargo, no hay ningún dato que sostenga que depilarse mejora la función sexual. Lo que sí que puede ocurrir es que las mujeres se sientan más seguras y, consecuentemente, más atractivas, y como el cerebro es el órgano con mayor influencia en los orgasmos, esa seguridad podría afectar de una manera indirecta a la función sexual, mejorándola.

Portada del libro 'La biblia de la vagina'
Portada del libro 'La biblia de la vagina'

Comprar en Amazon

Comprar en La casa del libro

Tipos y técnicas de depilación

Si hemos tomado la decisión de depilarnos parcial o completamente, debemos saber que hay dos grandes tipos de eliminación del vello púbico con sus correspondientes técnicas.

La depilación, por un lado, implica eliminar el vello de la superficie de la piel o justo por debajo de la primera capa. Suele durar unas dos semanas, aunque depende de la velocidad a la que le crezca el vello a cada persona.

Dentro de la depilación, lo más seguro es utilizar una maquinilla eléctrica, pues corta el pelo por encima de la superficie de la piel y no debería causar trauma de usarse correctamente.

Sin embargo, la mayoría de mujeres prefieren utilizar una cuchilla. Si es nuestro caso, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • El mejor momento para depilarse será tras una breve ducha, pues la humedad hincha los folículos pilosos y facilita el afeitado.
  • Es recomendable usar un producto para preparar la piel. Hablamos de crema de afeitado, no de jabón en la ducha. Los productos hechos especialmente para afeitar minimizan las roturas y los microtraumatismos.
  • Es importante afeitar en el sentido en el que crece el pelo para reducir el riesgo de que el tallo piloso se rompa por debajo de la superficie de la piel.
  • Usar siempre cuchillas de una sola hoja. En las de doble hoja, la primera levanta el pelo y la segunda lo corta. Sin embargo, cuanto más bajo sea el corte, más se retrae el pelo hacia el folículo, aumentando el riesgo de pelo encarnado.
  • No tenses la piel con una mano. De nuevo, de hacerlo caeremos en el riesgo de cortar el pelo por debajo de la superficie de la piel.
  • Cambiar la cuchilla con regularidad, olvídate de usar la misma cuchilla todo un año.
  • Contempla la opción de una maquinilla de afeitar, y úsala siguiendo las instrucciones. Por lo general, no afeitan tan cerca de la piel como las cuchillas, por lo que suelen causar menos lesiones.

El otro tipo de eliminación del vello púbico es la epilación o, en otras palabras, la eliminación del pelo entero, incluyendo el bulbo. Al ser más profunda, suele durar entre seis y ocho semanas.

Hay varias técnicas de epilación, siendo la cera y el azúcar las más populares. Ambas se basan en aplicar una sustancia que se adhiere al folículo piloso y arrastra el vello con ella cuando se retira con fuerza. La cera se puede aplicar tanto caliente (¡cuidado con el riesgo de quemaduras!) o fría, mientras que el azúcar se aplica caliente siempre.

Depilación azúcar caliente
 

Ambas se extienden con una espátula de madera: la cera dura se retira con los dedos y la blanda requiere añadir una tira de muselina. En el caso de la técnica del azúcar, consiste en caramelizar el azúcar hasta que quede pegajoso, y también se aplica con una espátula de madera y suele retirarse con los dedos.

En la depilación con cera, la tira se puede arrancar en cualquier dirección, pues la adherencia es muy alta. En la depilación con azúcar, en cambio, hay que estirar el pelo en la dirección del crecimiento para minimizar roturas.

Otra opción son los epiladores caseros, aparatos que agarran el pelo y lo arrancan, lo que sería como unas pinzas muy potentes. No hay muchos datos al respecto más allá de que se trata de una técnica, al igual que la cera y el azúcar, dolorosa.

Finalmente, la eliminación del vello mediante el láser consiste en aplicar energía en forma de luz para dañar el folículo capilar. El pelo blanco y el rubio son los más complicados de eliminar, porque contienen menos melanina. En este tipo de técnicas, los índices de éxito tras un año de tratamiento pueden alcanzar el 80%, pero los resultados varían. Hay que tener en cuenta que el láser no es un método permanente, pues el folículo se puede recuperar.

Asimismo, es importante consultar con un dermatólogo o un cirujano plástico antes de recurrir al láser para eliminar el vello púbico.

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Recomendaciones de productos y servicios de Objetivo Bienestar, en la app Peoople
    shopping-icon carrito

    Descubre nuestros favoritos en Peoople

    Descarga​​
  2. Por qué se celebra San Valentín
    shopping-icon carrito

    Regalos para enamorar este San Valentín

    Comprar​​​
  3. Cómo llevar falda en otoño
    shopping icon beauty

    Cómo llevar falda: 8 combinaciones para vestirla a diario

    Comprar​​​