• Home

  • Belleza

  • Cómo hacerse un automasaje facial rejuvenecedor paso a paso

Cómo hacerse un automasaje facial rejuvenecedor paso a paso

Descubre esta técnica japonesa que estimula el sistema nervioso y te ayuda a tener un rostro más firme y con menos arrugas. Tan solo necesitarás dedicarle unos minutos cada día y ¡listo!

Cómo hacerse un automasaje facial rejuvenecedor
Cómo hacerse un automasaje facial rejuvenecedor
Sara Roqueta

Sara Roqueta

Periodista

La piel es el vivo reflejo del ritmo de vida que llevamos. En ese caso no hay trapas. Hay quien dedica mucho tiempo al cuidado de su rostro y quien no. Otras personas apuestan por una alimentación saludable para mantener la salud de su piel. Pero lo mejor es que existen remedios y cuidados que no necesitan de cosméticos ni grandes esfuerzos para que tu piel luzca firme. ¿Quieres conocerlos?

Si tenemos que acudir a un lugar para responder a esta pregunta, seguro, nos decantaremos por los países asiáticos. En concreto Japón, allá donde el cuidado de la piel y del rostro son muy importantes en el día a día. Desde que nos despertamos hasta que llega la noche. Un gran ejemplo es la influencer Yukuko Tanaka, conocida en el mundo de la belleza por su automasaje facial efecto lifting. Nada de depender de terceras personas, con esta técnica se trata de que seas tú misma la encargada de poner fin a esas largas ojeras y bolsas que se acumulan en tu rostro.

En el campo de acción de Yukuko Tanaka, su terapia, que ya se ha extendido a miles de hogares, combina los beneficios del masaje shiatsu, reflexología facial y el drenaje linfático manual. De este modo, hace que tu cutis luzca renovado y fresco. Tan solo tendrás que perder unos minutos al día, ya que se recomienda hacerlo por la mañana y por la noche. Un tratamiento que, si conseguimos hacerlo con regularidad, evita la aparición de arrugas y también ayuda a disipar las existentes.

 

 

La tendencia del automasaje facial rejuvenecedor recorre medio mundo. Cada profesional va mejorando la técnica y aplicándola a su piel. Es el caso de Yvette Pons, facialista con más de 30 años de experiencia en el sector de la estética y la salud, quien también es conocida por su propia terapia manual de lifting facial. Al igual que el método japonés, Pons destaca el poder de su técnica para estimular los mecanismos de la piel.

 

"La piel registra todas las vivencias de nuestra vida, nos alerta cuando algo no va bien, pero nos premia cuando nos respetamos y cuidamos", Yvette Pons

 

Como observamos, la piel es el vínculo entre lo interno y lo externo, entre lo espiritual y lo material, es aquella parte que nos representa en nuestro día a día. Por ello debemos cuidarla tal y como hacemos con la alimentación o el descanso. Al final todo suma y tu piel es capaz de registrar cualquier cambio en tu ritmo de vida.

Estos son los pasos que debes seguir para llevar a cabo el automasaje facial rejuvenecedor.

  1. Aprieta suavemente el centro de la frente utilizando tres dedos de tus manos. Desliza las manos pasando por las sienes, la linfa (que se sitúa delante de las orejas), el cuello y hasta la clavícula. Repítelo durante tres veces de forma muy lenta. 
  2. Con la ayuda de un dedo ves desde la parte externa del ojo hacia el lagrimal, de ahí presiona lentamente el hueso por debajo de las cejas, vuelve del lagrimal hacia la parte externa, y realiza una pequeña presión. Seguidamente masajea el canal linfático, desde la zona de las orejas baja por el cuello y hasta la clavícula. Repite este movimiento tres veces de forma muy lenta.
  3. Ahora es el momento de combatir la flacidez de alrededor de la boca. Situa los dedos en la barbilla, y presiona lentamente pasando por la comisura de los labios hasta debajo de la nariz. Realiza este paso tres veces. Es importante que masajees con bastante fuerza notando la presión sobre las encías.
  4. Retira la sueciedad externa de la nariz. Este paso ayuda a tener una nariz más esbelta. Masajea las alas de la nariz tres veces lentamente y los laterales de la nariz hacia el arco tres o cuatro veces. Termina desde la zona de las orejas hacia la clavícula.
  5.  Ahora sitúa los dedos en la barbilla y presiona pasando por la comisura de los labios hasta el lagrimal. Presiona durante tres segundos, afloja un poco y repasa el canal linfático. Realiza este ejercicio tres veces. Pasa por las comisulas del labio, la zona del lagrimal, apreta, afloja y de la linfa hasta la clavícula.
  6. Sitúa una mano sobre la mandíbula y con la otra mano masajea desde la mandíbula hacia el lagrimal, en diagonal. Mantén presión durante tres segundos y seguidamente masajea el canal linfático. Esto también debe realizarse tres veces. Si notas un poco de dolor es señal de que tienes grasa acumulada, mira de hacer presión pero sin hacerte daño.
  7. Es momento de eliminar la grasa de alrededor de las alas de la nariz. Con los codos abiertos, sitúa los dedos de las manos al lado de las alas de la nariz. Haz presión hacia la zona de las orejas y masajea los canales linfáticos. Realízalo tres veces. Si te cuesta hacer presión para este movimiento, también puedes ayudarte apoyando la cabeza en una pared.
  8. En este paso se trata de trabajar la flacidez desde los pómulos a la mandíbula. Debes situar la parte acolchada del pulgar desde la nariz por toda la parte inferior del pómulo, presiona tres segundos y masajea hacia los laterales. Masajea el canal linfático pasando por el cuello. Realízalo tres veces. Si observas que tienes los pómulos caídos se recomienda realizarlo cuatro o cinco veces.
  9. Di adiós a tu papada. Con este paso definirás la línea de la mandíbula. Sitúa la misma zona del pulgar que antes por debajo de la mandíbula y masajea lentamente hasta llegar detrás de la oreja. Realiza este ejercicio tres veces para cada lado. Procura masajear bien toda la zona de debajo de la mandíbula, ayudándote con la palma de la mano. Si notas que esta zona la tienes hinchada, puedes realizarlo unas cuatro veces.
  10. Ya casi llegando al final de la técnica, se trata ahora de un paso que tiene un gran efecto lifting. Sitúa los pulgares por debajo de la barbilla y adhiere totalmente las manos al rostro. Seguidamente lleva toda la carne del rostro hacia los laterales. Pasa por la linfa y baja hasta la clavícula. Realiza este ejercicio tres veces. Debemos hacer bastante fuerza y procurar que la mano no se separe del rostro para llevar toda la carne hacia los laterales.
  11. Y ahora elimina las arrugas de la frente. Masajea la frente con una sola mano, estirando las arrugas. Desde un lado hacia el otro y de arriba hacia abajo, debes masajear lentamente. Con este masaje podrás disminuir las arrugas horizontales y las arrugas del entrecejo. Realiza este movimiento despacio, tantas veces como quieras. Finalmente lleva las dos manos al centro de la frente, pasa por las sienes, la linfa y hasta la clavícula.

 

¡Ya has terminado! ¿Te sumas a cuidar cada día piel? Te mostramos a continuación todos los beneficios que puede reportar el automasaje facial a tu piel, para que luzca lo más sana y firme posible.

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Utiliza los transportes de manera sostenible
    Categoría

    Lorem ipsum dolor sit amet consectetur et adipisicn elit

    comprar  
  2. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  3. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  4. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar