Causas y tipos más frecuentes de celulitis y cómo combatirla

La Vocalía Nacional de Dermofarmacia publica una infografía que recoge pautas prácticas sobre el asesoramiento farmacéutico en los casos de celulitis no infecciosa, así como sus causas y los tipos más comunes.

Causas y tipos más frecuentes de la celulitis y cómo combatirla
Causas y tipos más frecuentes de la celulitis y cómo combatirla
Sònia Parladé

Sònia Parladé

Periodista

La celulitis o piel de naranja suele aparecer en la pubertad, y afecta a hombres y al 90% de las mujeres. Son muchas sus causas, aunque las más habituales son la predisposición genética o los diferentes factores hormonales como la pubertad, embarazo o menopausia. Sin embargo, en muchas ocasiones la celulitis se relaciona con problemas circulatorias, alteraciones adiposas como la obesidad localizada, estreñimiento, medicamentos inductores y/o agravantes (anticonceptivos orales, antitiroideos, betabloqueantes…), un estilo de vida inadecuado, como sedentarismo o abuso de alcohol, factores emocionales como el estrés o déficits nutricionales y dietas ricas en grasas y carbohidratos.

En una sociedad donde cada vez se potencian más los cuerpos irreales y que se encuentran dentro de unos cánones de belleza cada vez más exigentes por las redes sociales, hay que tener en cuenta que, puesto que afecta al 90% de mujeres, es totalmente normal que aparezca durante la pubertad o más adelante, con otros cambios hormonales. Sin embargo, siempre es positivo tratarla, puesto que puede derivar en otros problemas de salud si se agrava.

Por esta razón, la Vocalía Nacional de Dermofarmacia ha lanzado una infografía que recoge pautas prácticas sobre el asesoramiento farmacéutico en los casos de celulitis no infecciosa.

¿Qué es la celulitis?

Lo primero que hay que tener claro es qué es la celulitis. Desde la Vocalía de Dermofarmacia la definen como un trastorno del tejido subcutáneo que aparece debido a la acumulación de toxinas, líquidos y grasa, que se acompaña de cambios en la microcirculación del tejido conjuntivo. Se trata de un proceso que se inicia con un enlentecimiento de la circulación venosa y linfática: los vasos se vuelven permeables y se produce extravasación de líquido al exterior, de manera que se forma edema. Los adipocitos sufren hiperplasia e hipertrofia, cambios en su metabolismo y se disponen en islotes de forma no homogénea. Los desechos celulares hacen más denso el líquido intersticial, por lo que se dificulta el intercambio de nutrientes y se irritan los fibroblastos, que comienzan a sintetizar fibras de colágeno y elastina.

Son precisamente estas fibras las que forman un entramado que atrapa a vasos, nervios y adipocitos provocando dolor y aspecto de piel de naranja, llegando finalmente a esclerosis.

De la mano de los profesionales, estos son algunos consejos que ayudan a prevenirla o a eliminarla:

  • Beber al menos dos litros de agua al día.
  • Limitar el calor excesivo de exposiciones al sol intensas, o en saunas o baños calientes.
  • Evitar usar ropa muy ajustada y tacones altos.
  • Valorar el uso de medias de descanso.
  • No permanecer ni muchas horas sentado ni de pie o con las piernas cruzadas.
  • Aplicar anticelulítico con un masaje circular ascendente desde el tobillo hasta la cintura, de manera que se estimule la circulación.
  • Aplicar los anticelulíticos todo el año, de una a dos veces al día.
  • Utilizar exfoliante una o dos veces por semana para que aumente la eficacia del tratamiento.
  • Complementar con ejercicio físico en el que no se produzca impacto y una dieta equilibrada
  • Hacer exfoliaciones en seco cada mañana
Masaje anticelulítico
Masaje anticelulítico

Tipos de celulitis

Según el estadio clínico, los tipos de celulitis se clasifican en cuatro grados:

  • Primer grado: piel de naranja visible solamente cuando pellizcamos la piel.
  • Segundo grado: piel de naranja visible a simple vista en posición vertical.
  • Tercer grado: piel de naranja visible en cualquier posición y acompañada de dolor frecuente.
  • Cuarto grado: nódulos visibles y dolorosos. Patología y derivación médica.

Por otro lado, y según el grado de compactación, nos encontramos con:

  • Celulitis edematosa: en las extremidades inferiores. Pesadez, dolor, retención de líquidos y problemas vasculares.
  • Compacta o dura: difícil de pellizcar. Hipotermia de la zona.
  • Blanda o flácida: es la más común, y se asocia a varices y edema.
  • Mixta: combinación de las anteriores según la zona corporal.

Derivación al especialista

De la misma manera, la Vocalía de Dermofarmacia presenta en su infografía indicaciones sobre cuándo el farmacéutico debe derivar a cada paciente al especialista.

Según explican, esto deberá suceder si el paciente es menor de edad, si hay sospecha de celulitis ocasionada o agravada por medicamentos, si se puede asociar a enfermedades metabólicas, hormonales u ortopédicas, si es un caso del grado cuatro o se sospecha de celulitis infecciosa, si se asocia a otras patologías dermatológicas y si no se observa una mejoría tras el tratamiento e incluso hay empeoramiento.

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud

    10 suplementos veganos para mejorar tu salud

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature

    8 utensilios top de cocina ligera

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food

    Qué cafetera se adapta más a ti

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Nos vamos de shopping

  1. Los 10 cepillos que puedes utilizar según tu tipo de cabello
    shopping icon beauty

    Los 10 cepillos que puedes utilizar según tu pelo​​​​​​​

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído