¿Son malos los antitranspirantes?

Un 3% de la población mundial sufre de sudoración excesiva o hiperhidrosis. Las causas son variadas, y entre ellas destaca la incapacidad del cuerpo para termorregularse. ¿Sus efectos? Hasta cinco veces más sudor del normal en axilas, palmas de las manos y pies y cuero cabelludo. Si te parece que sudas aun cuando no te mueves, podrías padecer hiperhidrosis.

¿Son malos los antitranspirantes?
¿Son malos los antitranspirantes?

No, pueden ser necesarios. Un 3% de la población mundial sufre de sudoración excesiva o hiperhidrosis. Las causas son variadas, y entre ellas destaca la incapacidad del cuerpo para termorregularse. ¿Sus efectos? Hasta cinco veces más sudor del normal en axilas, palmas de las manos y pies y cuero cabelludo. Si te parece que sudas aun cuando no te mueves, podrías padecer hiperhidrosis.

¿Sirve de algo entonces un desodorante? Sí y no. El mal olor proviene de los diminutos residuos que excretan las bacterias que viven en la piel y se alimentan del sudor. Es un proceso totalmente natural. La función de un desodorante es combatir ese mal olor.

Los antitranspirantes, en cambio, ayudan a controlar la transpiración (sin frenarla, porque tu cuerpo necesita sudar). Esto lo consiguen mediante sales de aluminio, que evitan que el sudor alcance la superficie de la piel disolviéndose con él y creando un gel que hace de tapón. También contienen sustancias antimicrobianas que matan las bacterias y disminuyen su reproducción.

Una leyenda urbana quiso relacionar los desodorantes antitranspirantes con la formación de quistes en las axilas e incluso con cánceres de mama. En realidad, las contraindicaciones son menos dramáticas, pero existen. Desde La Roche-Posay señalan que "la eficacia del desodorante proviene de la presencia de sales de aluminio antitranspirantes y de alcohol antibacteriano. El inconveniente es que los primeros frenan el flujo sudoral y pueden provocar reacciones de intolerancia y el alcohol, por su parte, puede originar incomodidad en las pieles más sensibles". Así que las sales de aluminio taponan la salida de las glándulas sudoríparas. Pero, ¿esto puede suponer un problema a largo plazo? Parece que no. "La glándula tiene un sistema de secreción especial que, aunque se tapone, le permite regenerarse en unos días. Lo que sí puede producirse es irritación o eccema", afirma Aurora Guerra, profesora titular de Dermatología de la Universidad Complutense y Jefa de Sección de Dermatología del Hospital Universitario Doce de Octubre de Madrid.

¿Se pueden sortear las sales de aluminio? Sí, usando otros activos como la piedra de alumbre, el perlite, el talco y derivados de arcilla o aceites esenciales de tomillo, mandarina y limón, con propiedades antibacterianas y capacidad de absorción.

Sobre el autor
Objetivo Bienestar

Equipo de redacción de Objetivo Bienestar. Periodistas especializados en autocuidado y salud integral y preventiva. Nuestra misión es divulgar de forma fácil y accesible nuevas maneras de disfrutar de la máxima calidad de vida teniendo en cuenta el eje cuerpo-mente-espíritu.

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Nos vamos de shopping

  1. Los 10 cepillos que puedes utilizar según tu tipo de cabello
    shopping icon beauty
    Los 10 cepillos que puedes utilizar según tu pelo​​​​​​​
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído