Poco a poco, el verano va llegando a su fin, y es habitual que en estas fechas volvamos al trabajo con algún que otro kilo de más que hemos acumulado con los excesos del verano. Pero, para qué nos vamos a engañar: el verano no sería el mismo sin las comidas copiosas y relajadas, los helados, las largas siestas y las sobremesas, con sus inevitables copas de vino, cócteles y demás. ¿El resultado? Volvemos de las vacaciones muy a menudo sintiéndonos más hinchadas, y nos desesperamos al confirmar nuestros temores: sí, hemos ganado algo de peso.

¿Y qué? ¿Vamos a dejar que eso nos abrume y añada aún más ansiedad a la ya estresante vuelta a la rutina? Lo cierto es que lo hecho, hecho está, ya no hay vuelta atrás y de poco sirve lamentarse. Hoy, además, te traemos buenas noticias: deshacerte de esos kilos de más después del verano es mucho más fácil de lo que te imaginas. De hecho, en la mayoría de ocasiones basta con recuperar los hábitos que perdimos durante las vacaciones. Por eso, mejor olvídate de dietas milagro y de ayunos imposibles (que, por cierto, no son nada recomendables, especialmente cuando hablamos de unos pocos kilos) y concéntrate en adquirir unos buenos hábitos tanto en lo que concierne a tu alimentación como a tu actividad física. El regreso a un estilo de vida más saludable suele ser suficiente para recuperar nuestro peso habitual.

Según la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN), el 95% de las personas que realizan una dieta milagro vuelve a recuperar el peso perdido. Por este motivo, y como comentábamos, lo ideal es ir incorporando pequeños cambios que se acaben convirtiendo en hábitos permanentes y asegurarnos así de mantener el peso perdido.

Si tú también te has propuesto deshacerte de esos kilitos del verano, aquí tienes 5 consejos prácticos que te ayudarán a volver a tu peso ideal:

Consume fibra de forma regular
1/5

Consume fibra de forma regular

Aumentando el consumo de frutas, verduras y cereales propiciarás que aumente la cantidad de bacterias “buenas” en tu organismo, las cuales ayudan a procesar los alimentos, extraer y absorber sus nutrientes, eliminar los desechos acumulados durante en verano y acelerar nuestro metabolismo.

Aumenta la ingesta de líquidos
2/5

Aumenta la ingesta de líquidos

La hidratación juega un papel esencial en la recuperación de nuestro ritmo intestinal y nuestro sistema digestivo. Además, beber agua favorece la eliminación de toxinas y nos ayuda a depurar nuestro organismo. La dosis recomendada es de entre 1,5 y 2 litros al día. Si sientes que beber agua es aburrido, puedes prepararte infusiones frías o calientes con algunas frutas y verduras como la piña, el jengibre, el pepino o las frambuesas, cuyas propiedades depurativas favorecen también la depuración del intestino.

Incorpora el ejercicio de forma progresiva
3/5

Incorpora el ejercicio de forma progresiva

Lo más seguro es que durante las vacaciones de verano hayas descuidado un poco tu rutina de ejercicios, o incluso es posible que la hayas dejado de lado por completo. Por esta razón, es importante que ahora que has decidido ponerte las pilas, lo hagas con cabeza: de poco te servirá pasarte horas en el gimnasio si los dos días siguientes no vas a poder moverte. Por otro lado, un entrenamiento agresivo tan sólo causará molestias a tu sistema digestivo, por lo que siempre es recomendable optar por un plan de ejercicios de baja intensidad que se pueda ir incrementando con el tiempo. El entrenamiento HIIT (High Intensity Interval Training) puede ser otra opción muy buena si lo vas incorporando en sesiones cortas de entre 15 y 20 minutos, unas 3 veces por semana. Los entrenamientos de alta intensidad en intervalos permiten seguir quemando grasas hasta 24 horas después de los entrenos.

Planifica tus comidas con antelación
4/5

Planifica tus comidas con antelación

Intenta llevar un control de qué alimentos consumes (tampoco es necesario que te obsesiones). Esto te ayudará a regular la cantidad de calorías que estás ingiriendo y dejar tus comidas a la improvisación, algo que a menudo acaba resultando en elecciones poco saludables.

Recupera las horas de sueño
5/5

Recupera las horas de sueño

Dormir bien y regular las horas de sueño te ayuda a controlar los niveles hormonales, haciendo que aquellas hormonas implicadas en el apetito y el hambre permanezcan estables, lo que evitará que sientas ansiedad por la comida.