Se pueden sacar muchísimas cosas buenas del boom tecnológico y el auge de la comunicación digital que nos ha tocado vivir. Sin duda alguna, nos ha facilitado la vida y nos ha hecho más productivos. Pero la devoción hacia nuestros dispositivos electrónicos tiene una clara desventaja: nos hemos obsesionado con la tecnología. Hasta el punto en el que afecta a cada aspecto de nuestras vidas y somos esclavos de los aparatos que deberían simplificar nuestra existencia.

En el libro “Ordena tu mente” de S. J. Scott y Barrie Davenport se dedica un capítulo a esbozar lo que sería el minimalismo digital. Se trata de una filosofía del uso de la tecnología creado por el profesor de ciencias computacionales Cal Newport, que “consiste en concentrar tu tiempo en un pequeño número de actividades seleccionadas, que respalden las cosas que valoras, y te desentiendes de todo lo demás”. Si los teléfonos digitales, las tablets y los portátiles nos conectaron, también potenciaron nuestro aislamiento del mundo. Pero lo más fácil es culpar a la tecnología y no a nosotros mismos. El minimalismo digital no está contra las herramientas tecnológicas, sino de cómo las utilizamos.

Pero el uso real que hacemos es pasarnos horas en las redes sociales, acumular emails en nuestra bandeja de entrada del correo o llenar la pantalla del escritorio de documentos, fotos y descargas. Los trastos digitales son traicioneros, nos quitan tiempo con actividades prescindibles y, exactamente igual que el desorden físico de nuestras casas, nos producen ansiedad y angustia.

Analiza de forma realista cómo pasas el tiempo con los aparatos electrónicos. Por un lado, están las actividades necesarias para tu vida profesional y personal, y por otro, todas las horas que pasas navegando sin rumbo por internet, jugando con alguna aplicación y consultando tus redes sociales. Sigue estos consejos para vivir más tranquilo, manteniendo bajo control la tecnología que nos rodea sin ser un ermitaño.

Entra en Internet con un fin
1/4

Entra en Internet con un fin

Decide cuándo te vas a conectar y para qué. No tienes que practicar esta idea con todas tus tareas o aficiones. Al terminar, siempre podrás darte cuenta de lo que has hecho, tanto si has estado jugando online, como si has mirado un video concreto de Youtube o has leído las notícias del día. Siempre será mejor que entrar en Internet solamente para pasar el rato y sin rumbo, porque al final te acaba absorviendo todo tu tiempo libre.

Desactiva las notificaciones
2/4

Desactiva las notificaciones

Muchos viven pendientes de la lucecita que se enciende en el móvil cuando recibimos un mensaje de WhatsApp, una última hora de tu periódico digital o un comentario en las redes sociales. Esto hace que nos distraigamos en todos los ámbitos de nuestras vidas porque nuestro teléfono reclama nuestra atención y nos obliga a estar pendiente de él. Lo más fácil es desactivar todas las notificaciones de tu smartphone y mirarlo cuando te apetezca.

Haz limpieza digital borra y desinstala
3/4

Haz limpieza digital borra y desinstala

¿Cómo de atestados tienes tus dispositivos electrónicos? El desorden digital nos pilla desprevenidos porque no es tan visible como el desorden que puede haber en una habitación. Antes de que nos demos cuenta, tenemos el escritorio del ordenador completamente lleno de iconos o la bandeja del correo hasta arriba. Por no hablar del teléfono móvil, que en realidad es un miniordenador que llevamos siempre encima. Cuando tus dispositivos están tan llenos que ya no dan más de sí, el exceso de información termina afectándote, seas consciente o no.

Si dedicas diez minutos al día a eliminar poco a poco esos archivos inservibles que has ido acumulando, sentirás que tu vida digital es mucho más ágil y sencilla. Lo ideal es que empieces haciendo limpieza de lo que más te estresa. Si todos los días te frustras intentando encontrar el documento de turno, empieza por esas carpetas.  Borra todo lo que no sirva o no uses como aplicaciones móviles, contactos, mensajes o contenido que vaga por tus perfiles sociales. Descubre el placer de borrar y practícalo con frecuencia.

Aumenta tus actividades offline
4/4

Aumenta tus actividades offline

Dedica unos minutos a repasar tu rutina y cuenta el tiempo que pasas con la vista clavada en alguna pantalla. Te sorprenderá comprobar el tiempo que malgastas en tener experiencias virtuales. Para desengancharte, empieza dedicando una hora cada día a libertarte de cualquier forma de ocio digital. Apaga el ordenador, mete el móvil en cajón. ¿Qué puedes hacer que no esté relacionado con los aparatos electrónicos? Te proponemos varias ideas:

  • Lee un libro
  • Sal a dar un paseo
  • Haz ejercicio
  • Ejercita tu creatividad: dibuja o escribe
  • Medita

Haz algo que sea real, tangible y positivo para evitar el desgaste de la inmersión digital y los sentimientos de ansiedad y culpa que a veces nos produce el pasar demasiado tiempo enganchados a una pantalla.