Parece que todavía debemos afrontar muchos días de confinamiento en nuestras casas. Y ahora que tenemos que convivir dentro de nuestros hogares por más días sin posibilidad de salir más que a hacer la compra, muchas personas piden consejos para llevar la cuarentena de la mejor manera posible y controlar bien el estrés y la ansiedad que esta situación extraordinaria les está provocando. 

Pero vamos a intentar ir más lejos, vamos a aprovechar la circunstancia para estrechar lazos con los miembros de nuestra familia, con nuestra pareja o con las personas con las que estemos conviviendo durante esta cuarentena y disfrutar unos de otros, ¿te animas?

Aquí te propongo 5 pasos que nos llevan al bienestar y la armonía en la convivencia. ¡no te saltes ninguno!

Reconocer el miedo
1/5

Reconocer el miedo

Cuando vivimos situaciones tan inciertas como esta, todos sentimos miedo, ansiedad, preocupación, estrés…Habrá personas que lo verbalicen fácilmente. Eso está bien. Hay estudios que demuestran que decir que algo te da miedo, lo reduce. Escúchalo sin juicio.

Habrá personas que lloren o estén taciturnas un tiempo. Eso también está bien, es otra manera de apaciguar el miedo.

Y habrá quien parezca totalmente normal, pero saltará agresivamente por cualquier cosa. Esto no es la mejor opción, pero ocurrirá mucho, y nos lleva al siguiente paso:

Desarrollar la empatía
2/5

Desarrollar la empatía

¿Qué pasa si cuando alguien hace algo molesto o desagradable en vez de reaccionar, me paro a pensar en por qué lo hace?

Sólo por pararme a pensar, ya estoy parando el torrente emocional del enfado o la indignación. ¡Eso que gano!

Y además puedo llegar a entender que las acciones de los demás no va en mi contra, solamente no han encontrado otra forma de sobrellevar lo que están viviendo por dentro.

Puedo conocer más de su mundo interior, y al conocerlos más, también puedo quererlos más. Y entender que, en el fondo, somos buenas personas sometidas a circunstancias que no sabemos gestionar mejor y hacemos lo que podemos.

Y llegados a este punto, ya estamos en nuestro siguiente paso:

Perdonar
3/5

Perdonar

Si soy capaz de ponerme de verdad en tus zapatos y de entender por qué haces aquello que me está molestando, abro la puerta al perdón

Entiendo que, igual que tú, a mi también a veces me pasa que no sé gestionar mis estados internos y acabo dañando de una forma u otra a los que está a mi alrededor.

Porque todos somos humanos e imperfectos. Te perdono y me perdono. Y esto me lleva a:

Desarrollar la compasión
4/5

Desarrollar la compasión

¿Compasión? Sí, en su acepción budista, es una forma de AMOR.

Cuando te he entendido y he sentido tu humanidad que es igual que la mía, surge en mí un deseo sincero de ayudarte, de hacerte sentir bien, de acabar con tu sufrimiento. Eso es la compasión.

Y entonces, te miro, te perdono, te sonrío y me ofrezco a ayudarte con lo que sea que te esté pasando… 

Practicar la asertividad
5/5

Practicar la asertividad

Quizá al ver estos pasos piensas “Guadalupe, todo esto es muy bonito, pero ¿tengo que aguantar cuando se porten mal?”

NO. ¡Nada de aguantar!

Vamos a reconocer, empatizar, perdonar y ayudar y también vamos a poner límites y pedir que no se repitan los comportamientos que nos duelen. ¿Cómo? Con asertividad. Aquí te recuerdo el esquema básico:

Entiendo que…

Sin embargo, cuando haces…. yo siento que ….

Entonces para otras veces, podríamos….

Ejemplos:

  • Entiendo que estás preocupado/a con esta situación y que no es fácil lo que estamos viviendo,
  • Sin embargo, cuando me gritas o gritas a otro de la familia yo siento que no te importamos, y me hace daño
  • Entonces para otras veces, podríamos ver cómo puedes hablar de forma más cordial ¿qué se te ocurre? ¿cómo puedes hacerlo? Yo necesito que esto mejore…

  • Entiendo que estás encantado/a jugando a la play con tus amigos/as y que así no piensas en los deberes ni en nada que te agobia,
  • Sin embargo, cuando solo quieres estar con la play e ignoras a la familia, yo siento que no quieres estar con nosotros y que no te importa si otras personas queremos estar en el salón y me hace daño
  • Entonces para otras veces, podríamos…. Poner horarios para que puedas jugar, pero también hacer algo con nosotros, o para poder repartir el espacio, ¿cómo lo ves? ¿Cómo podríamos hacerlo para que todos estemos más contentos?

¿Cómo lo ves tú? ¿Te animas a practicar estos 5 pasos? Cuéntaselos a tu familia y practicarlos juntos ¡Fíjate que buen aprendizaje para todas las edades!

¡Mucho ánimo!

 

Guadalupe GómezGuadalupe Gomez, experta en neurociencia y psicología e inteligencia emocional