Tabaco y COVID-19, una relación peligrosa

Miles de personas mueren cada año a causa del tabaco. Unas cifras que, en plena pandemia, ponen de relieve la necesidad de evitar su consumo para no agravar los problemas respiratorios derivados de la Covid-19.

Cómo afecta el consumo de tabaco durante el Covid 19
Cómo afecta el consumo de tabaco durante el Covid 19
Sara Roqueta

Sara Roqueta

Periodista

Fumar mata. Algo brusco. Ninguna novedad. Unas 53.000 personas mueren al año a causa del consumo de tabaco. Y, aunque, desde 1993 la prevalencia de tabaquismo en España ha disminuido de forma progresiva, todavía hoy, el 24, 4% de los españoles son fumadores. De estos, muchos padecen enfermedades respiratorios como la EPOC. Sin embargo, ¿qué ocurre en tiempos de Covid-19? ¿Los fumadores tienen más riesgos de contagiarse o sufrir graves alteraciones?

"Desde luego que sí", afirma rotundo Carlos Jiménez, reconocido experto en tabaquismo y presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), durante la sesión de Webinar 'El tabaquismo y la EPOC en tiempos de COVID-19', organizada por Laboratorios Gebro Pharma.

El tabaco mata actualmente a casi 1.000 personas cada semana. Entorno al 80% suelen ser hombres. Ellas, con un porcentaje más bajo, tampoco se quedan atrás, ya que cada vez son más las mujeres que fumadoras.

Según la última encuesta nacional de salud, el 24% de la población general española de 15 o más años de edad es fumadora.

Ahora bien, ¿qué consecuencias está teniendo en las ultimas décadas el tabaco en la salud de los fumadores? Además del cáncer de pulmón, una enfermedad que afecta en el 90% de los casos a los fumadores, existen otras afecciones. Por ejemplo, el tabaco es el principal factor de riesgo de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Una enfermedad que afecta a 2,9 millones de personas en España y en la que los bronquios se obstruyen y el pulmón se destruye como consecuencia del aspirar humo del tabaco.

Aprovechando que ayer, 18 de noviembre, fue el Día Mundial de la EPOC, la portavoz de Asociación de Pacientes con EPOC (APEPOC), Nicole Hass, aprovechó para recalcar que la EPOC tiende a estar infradiagnosticada. Pero ¿por qué?

Primero porque, "muchas personas temen acudir al médico ya que saben que les obligará a dejar de fumar", explica Hass. Este infradiagnóstico se debe también a que muchas personas no se hacen una prueba de espirometría, la cual mide la cantidad de aire que pueden retener los pulmones y la velocidad de las inhalaciones y las exhalaciones durante la respiración. Además, tampoco se transmiten los síntomas de alarma al médico; dolencias que, junto a las respiratorios, se acompañan de trastornos cardiovasculares, osteoporosis, ansiedad, o depresión. 

En España hay alrededor de 2,5 millones de personas que padecen EPOC y 3 de cada 4 están sin diagnosticar.

Pero, en un momento en el que la Covid-19 ha puesto sobre la mesa la necesidad de cuidarnos, "podríamos decir que el tabaquismo empeora el pronóstico de la Covid 19", indica el Doctor Jiménez. También está demostrado que la EPOC agrava el pronóstico de coronavirus.

Para los fumadores, las restricciones de seguridad y las medidas de higiene han sido mayores desde que el Ministerio de Sanidad prohibió fumar en la vía pública o en espacios al aire libre cuando no se pudiera respetar una distancia interpersonal mínima de dos metros. Una medida que llegó cuando un grupo de virólogos y científicos especializados en aerosoles confirmó que el virus se transmite por el aire.

Sin embargo, son muchas las personas que han continuado fumando, a pesar de las medidas o de los datos que evidencian que los fumadores y las fumadoras multiplican por 1,96 los riesgos de sufrir una consecuencia grave de la Covid-19.

El tabaquismo incrementa las posibilidades de que los pacientes diagnosticados con la Covid-19 desarrollen una situación grave.

Ahora sabemos, y tal y como explica Jiménez, que los fumadores pueden contagiarse más rápido y sufrir problemas respiratorios y otras complicaciones. "El tabaquismo hace que el paciente tenga más facilidad para infectarse porque tienen debilitado su sistema inmune". Es decir, que las personas que fuman tienen menos capacidad pulmonar para responder ante el virus, lo que se convierte en un verdadero factor de riesgo.

Además, fumar implica utilizar los dedos y llevarlos hacia la boca. Un movimiento que, un fumador de 20 cigarros, hace una media de 300 veces más que un no fumador. Por lo que sí, fumar también facilita el contagio.

Pero claro, ¿qué ocurre en un momento en el que, como ahora, aumenta la incertidumbre y con ello muchos casos de ansiedad o depresión? "Ahora muchas personas tienen ganas de volver a fumar", explica al fundadora de APEPC. Un tercio de los pacientes diagnosticados con EPOC sigue fumando, a pesar de la enfermedad y del coronavirus. 

Es el caso de María Martín, paciente de EPOC y exfumadora. Martín relata su propia historia: "Yo llevo 18 años sin fumar. Pero todavía hay veces que no puedo evitar tener ganas de fumar. Sobre todo ahora que vivimos aislados y menos comunicados. Es una enfermad que crea dependencia y que te marca". Ella, junto a Nicole Hass, recalca la importancia de diagnosticar esta enfermedad que afecta a miles de personas. 

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Utiliza los transportes de manera sostenible
    Categoría

    Lorem ipsum dolor sit amet consectetur et adipisicn elit

    comprar  
  2. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  3. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  4. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar