En los últimos cincuenta años el racismo sigue revelándose como uno de los problemas estructurales de la sociedad estadounidense. 

Ser negro en Estados Unidos implica directamente ser víctima de una mayor tasa de violencia policial y una mayor probabilidad de ser detenido y encarcelado. No en vano ya hace unos años que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sigue denunciando que la discriminación racial se produce de forma constante en todas las esferas de la sociedad estadounidense. 

Lo cierto es que, si extrapolamos la realidad de Estados Unidos a nuestro día a día, somos racistas sin darnos cuenta en muchas de las conversaciones que mantenemos a diario con nuestro entorno más cercano. 

A menudo hablamos con el otro pensando que conocemos su realidad, pero nuestro lenguaje revela una actitud racista (y maleducada) en la que conviene seguir trabajando. 

"Yo no soy racista, pero..."
1/6

"Yo no soy racista, pero..."

Esta es una de las expresiones más habituales de las personas racistas. Negamos el racismo propio poniéndole una condición para justificar una manera de hacer que consideramos propia de la raza o condición con la que somos racistas. 

En 1986 se acuñó el término "racismo aversivo" para definir a las personas que, siéndolo, no se consideran racistas. Este término también se aplica a quienes "hacen bromas racistas como si no tuvieran consecuencias", como explica Pablo Cantó en este artículo publicado en Verne

"Yo no veo color"
2/6

"Yo no veo color"

Esta expresión es la manera en que las personas blancas decimos que no nos importa el color de la piel de la persona con la que estamos hablando. Sin embargo, si no ves el color, no ves a la persona. 

El color de la persona determina sus experiencias: afecta a cómo le hablan, a cuánta atención le han prestado sus profesores en la escuela o a qué tan segura o sola se siente cuando entra en un espacio público. Para las personas de raza negra (o cualquiera que no sea blanca), afecta a su probabilidad de ser contratado, a su capacidad de mudarse a ciertos barrios, a la cantidad de médicos que prestarán atención a su dolor y a la forma en que la policía lo tratará.

"Todas las vidas importan"
3/6

"Todas las vidas importan"

Por supuesto que todas las vidas importan. Eso ya lo sabemos. Cuando decimos que "todas las vidas importan" quitamos atención de las personas que enfrentan una opresión e injusticia significativa, por ejemplo, por su color de piel.

Pongamos un ejemplo, que explica muy bien Kelly Gonsalves en este artículo: Si acudes a un evento apoyando a personas con cáncer de mama, no entrarías corriendo y gritarías "¡Todo el cáncer importa!". Es evidente que todas las víctimas de cáncer importan, pero ahora mismo nos centramos en un problema, el cáncer de mama, y ​​no ayuda a nadie tratar de redirigir la atención a otros problemas cuando estamos tratando de resolver este específicamente. 

Nadie dijo nunca que las vidas de las personas negras fuesen las únicas vidas que importan, ni nadie dijo que las vidas negras importen más que otras vidas. Las personas de raza negra históricamente no han sido tratadas como si sus vidas fueran importantes, y este tratamiento injusto continúa hoy. Es por esta razón que actualmente en Estados Unidos la gente está luchando para señalar que necesitamos comenzar a valorar la vida de los negros.

Hoy en día la expresión "todas las vidas importan" a menudo se usa para manifestar: "deja de decir que las vidas negras importan", por lo que es muy perjudicial para muchas personas. Lo que sí podrías decir en su lugar es que las vidas negras importan. (#blacklivesmatter). 

"Trabajas como un negro"
4/6

"Trabajas como un negro"

Todos sabemos que significa trabajar más y más horas que nadie. Existe una gran cantidad de palabras y expresiones con fuertes connotaciones negativas que sutilmente se relacionan con lo negro (o con cualquier minoría en nuestro país objetivo de burla). 

En este artículo, escrito por Susana Ye, la autora recupera un estudio muy significativo que se hizo en 1969 y que demostraba que, en inglés, la palabra "whiteness" ("blancura") tenía 134 sinónimos, de los cuales 44 tenían una connotación favorable, mientras que 10 tenían un matiz ligeramente negativo. 

Por su parte, de los 120 sinónimos de "blackeness" ("negrura", "oscuridad"), 60 eran claramente negativos, además de que ninguno era ni siquiera un poco positivo.

Hace unos años se hizo famoso un capítulo de Pesadilla en la cocina en el que un cocinero negro se quejaba de que su jefa lo llamaba "negro de mierda", pero ella se defendía diciendo que no era racista porque había estado en la lista para adoptar a un niño etíope.

“Deberíamos centrarnos en lo que nos une, no en lo que nos separa"
5/6

“Deberíamos centrarnos en lo que nos une, no en lo que nos separa"

Una variación habitual de esta expresión sería: "dejemos de lado nuestras diferencias". 

Similar a la expresión de "yo no veo color" y similares, insistir en dejar de lado las cosas que hacen diferente a la gente hiere a las voces minoritarias en la sala. Hace que sea más difícil para ellos ser vistos por completo y mostrarse tal y como son. Lo que esta expresión dice de quien la pide es que se concentra solamente en las características de la otra persona que comprende.  

Cuando una persona insiste en centrarse en las experiencias y en los valores que "nos unen", en realidad simplemente está centrado en las experiencias y en los valores de la mayoría (es decir, de los blancos).

"Apoyo las protestas pacíficas"
6/6

"Apoyo las protestas pacíficas"

Hacer hincapié en que solo se apoya a las protestas "pacíficas" indica que solo se apoya a las personas negras cuando presentan su ira de cierta manera: de una forma que no interrumpa ni perturbe nuestra comodidad. Da prioridad a la comodidad de todos, excepto precisamente a la de las personas negras.

Estas declaraciones también minimizan el alcance de la ira, el dolor y el sufrimiento de los negros y cuán históricamente infructuosos han sido los esfuerzos más "pacíficos". 

Estamos en 2020 y la historia de lucha contra la discriminación racial en Estados Unidos dura ya muchas décadas. La población negra se ha manifestado pacíficamente, ha solicitado igualdad de derechos, ha organizado protestas, ha usado la legislación a su favor, etc. y a pesar de todo sigue siendo asesinada simplemente por el hecho de ser negros

Si no se puede comprender (que no significa justificar) por qué algunas personas recurren a la violencia es probable que nunca hayamos sentido que estamos en una situación en la que sintamos que no tenemos otra opción. ¿Por qué tantas personas sienten en Estados Unidos que esa es la única forma de ser escuchada?