La editorial Kitsune Books publicó en julio el método de Yoko Mizoguchi Un cuerpo perfecto en 3 minutos, una propuesta de 5 ejercicios que tiene como principal objetivo ayudarte a despedirte de los dolores musculares, desbloquear las articulaciones y conseguir una figura estilizada. 

Escrito originalmente en japonés, el libro tiene 96 páginas en los que Yoko, también conocida como Hako y apodada "la reina del ajuste corporal", te enseña cómo reajustar tu cuerpo. 

El problema


El gran problema es la tensión que acumulamos en los músculos. Una vez te liberes de esa tensión, moverás las articulaciones sin necesidad de grandes esfuerzos. Simplemente deberás destensar y ajustar las articulaciones. 

Cuando reduces la tensión muscular tu postura mejora. La autora recuerda que una vez empiezas a mantener una postura correcta, se convierte en una práctica muy agradable. 

Estar tenso o hinchado no tiene nada que ver con estar gordo o delgado. La tensión muscular o la falta de flexibilidad afecta tanto a quienes tienen una buena postura, personas que hacen ejercicio con regularidad o quienes se consideran bastante flexibles. 

Las claves para conseguir un cuerpo perfecto en 3 minutos


Mizoguchi propone un método para corregir tu postura corporal de una forma sencilla. Tal y como nos desvela en su libro, ella también lo consiguió gracias a este método.

Tras años de investigación y a su propia experiencia personal, que no queremos desvelarte, Mizoguchi se dio cuenta de que con solo unos pocos movimientos era posible reducir la tensión que acumulaba su cuerpo. 

Mientras trataba de solucionar su problema, se dio cuenta de que las respuestas estaba en su propio interior y que las claves que debía tener en cuenta son: 

  • A causa de la tensión, nuestros cuerpos parecen cubiertos con una armadura de la que hay que deshacerse. 
  • Destensar las articulaciones de los hombros ayuda a obtener una postura bonita y produce un efecto lifting.
  • La clave de una buena figura es la pelvis.
  • Una postura correcta ayuda a disminuir los dolores musculares y articulares. 
  • Una talla equivocada de zapato impide ganar flexibilidad. 

 

Los ejercicios


Si desbloqueas las articulaciones de las caderas y la pelvis y reajustas el cuerpo, te ejercitarás de manera natural, obtendrás un cuerpo sano y flexible y serás capaz de realizar movimientos elegantes y naturales. 

Mizoguchi recuerda que, con su método, cualquier cambio requiere práctica y tiempo, pero no esfuerzo. 

La autora de Un cuerpo perfecto en 3 minutos propone unos sencillos ejercicios que ayudan a destensar y relajar tanto la pelvis como otras articulaciones. No es necesario que hagas ejercicios complicados ni que dediques mucho tiempo para cada ajuste. Solo necesitas treinta segundos para cada ejercicio.

En el medio plazo, la autora asegura que conseguirás un cuerpo más flexible y una cara más tonificada, e incluso notarás un cambio interior: tendrás una actitud más positiva.

La clave está en que solamente adoptarás y mantendrás una postura correcta si tu cuerpo llega a ella de manera inconsciente.

Las zonas importantes

 

Para Mizoguchi la clave reside en destensar las partes importantes del cuerpo: la pelvis, las caderas, los hombros, los omóplatos y los tobillos. Una vez lo hayas hecho, tu cuerpo volverá a moverse con naturalidad y ganarás en flexibilidad.

La clave de una buena postura son la pelvis y las caderas porque se encuentran en el centro del cuerpo. La pelvis, además, es la base de la estructura ósea. Sobre ella se encuentra la columna vertebral y, bajo ella, los fémures. Cuando la pelvis y las caderas están bloqueadas, el tren superior e inferior no se mueven de manera conjunta.

Portada de Un cuerpo perfecto en 3 minutos

 

El libro


El libro es muy sencillo de leer y las directrices son muy fáciles de seguir.

Tiene muchas ilustraciones que lo conviernte en un libro muy ameno. Estas ilustraciones son muy frescas, pedagógicas y muy entretenidas. Así, Un cuerpo perfecto en 3 minutos actúa como un manual que puedes consultar siempre que quieras todas las veces que lo necesites. 

El libro también tiene muchas fotografías, que te permiten ver el antes y el después de realizar los ejercicios y se acompaña de opiniones de diferentes testimonios que han utilizado el método.

Al final del libro un apartado de preguntas frecuentes permite resolver las principales dudas que surgen a la hora de aplicar el método, cosa que ofrece mucha confianza, porque las preguntas que tú podrías tener, se las ha planteado tambien Yoko antes que tú. 

Tengas la edad que tengas, los cinco ejercicios que propone Yoko Mizoguchi te enseñarán a escuchar tu cuerpo para comprender sus necesidades.