Es así de sencillo. Simplemente con introducir estos tres grandes la cosmética en tu rutina de belleza diaria notarás como mejora la calidad de tu piel, volviéndose más luminosa, más tersa y, por supuesto, con menos arrugas. Pero todo tiene un orden y un por qué. Toma nota de los siguientes tres pasos y empieza a disfrutar de una piel más bonita.

Por la mañana:
? Lo primero, la vitamina C: se trata de uno de los pocos ingredientes cosméticos que le va bien a todos los tipos de piel. Y es que ayuda a reducir el acné, aporta luminosidad al rostro y es un gran antioxidante por lo que ayuda a frenar el envejecimiento de la piel.
? Después, protector solar: hasta en los días más nublados del invierno debemos llevar protector solar. Las nubes no filtran los rayos UV que son los grandes causantes de la aparición de manchas y del envejecimiento prematuro de la piel (por no mencionar los melanomas). Además la vitamina C se desestabiliza con el sol por lo que si no usas protector, no te servirá de nada.

Por la noche:
? El retinol: Se trata básicamente de vitamina A, responsable de la formación de colágeno. Empieza a utilizarlo un par de noches por semana ya que se trata de un ingrediente al que la piel se tiene que acostumbrar. Además es imprescindible utilizarlo por la noche ya que su composición se destruye con la luz solar. Utiliza siempre una hidratante después y listo.