La miel de Manuka es una miel que se elabora de una sola flor, la del árbol de manuka. Aunque se produce también en Australia, la original y la más valorada es la proveniente de Nueva Zelanda. Allí, los maoríes llevan siglos disfrutando de sus propiedades y utilizándola para todo tipo de dolencias. Estas son algunos buenos motivos para probarla:

- Por sus propiedades medicinales. La miel de Manuka ayuda a reforzar el sistema inmunológico y está especialmente indicada para tratar afecciones de garganta. Además, ayuda a la digestión gracias a que contiene un pre-biótico natural que refuerza nuestro sistema digestivo. También puede utilizarse de forma tópica para tratar heridas en la piel gracias a su poder cicatrizante y calmante.

- Por sus beneficios para la piel, que se traducen también en beneficios estéticos. La miel de Manuca ayuda a mejorar el acné y gracias a su poder hidratante puede usarse por si sola, o mezclada con otros ingredientes naturales como aguacate y aceite de coco, como una perfecta mascarilla nutritiva e hidratante. También puede servir para exfoliar la piel si la mezclamos con aceite de oliva y azúcar moreno.

- Por ser un alimento muy energético, perfecto para recargar fuerzas. Eso sí, por su alto aporte en azúcares su consumo está desaconsejado en caso de que debamos vigilar nuestro consumo de azúcar.